Neo Club Press Miami FL

Prefacio a los ensayos de Emilio Ballagas

Prefacio a los ensayos de Emilio Ballagas

Prefacio a los ensayos de Emilio Ballagas
septiembre 25
18:51 2014

En los primeros días de mayo de 1980, una turba de burócratas y policías asaltó el apartamento de nuestra familia en el vecindario del Vedado, en La Habana. Venían en nombre de las máximas instancias culturales del gobierno comunista de Cuba a apropiarse de la valiosa colección de archivos, artículos personales, libros, publicaciones, correspondencia y documentos de mi difunto padre, el poeta Emilio Ballagas. De esta vulgar redada no se salvó siquiera el retrato al óleo de mi padre, obra del pintor hispano-cubano Domingo Ravenet, terminado en 1935.

El régimen castrista considera lícito apropiarse de cuanto valor tangible o intangible dejen atrás los que se ven obligados a abandonar la isla de Cuba huyendo de su persecución. Mi familia y yo hicimos eso al buscar asilo en una embajada latinoamericana en La Habana en abril de aquel mismo año. Una vez reportada nuestra fuga, los personeros del gobierno procedieron a enviar a su voraz jauría a efectuar uno de los más bochornosos actos de despojo cultural ejecutados en la historia de Cuba.

Hace un par de años, me asombré al tropezarme con una reproducción del retrato robado de mi padre en una publicación digital del gobierno cubano. A simple vista, pude darme cuenta de que los ladrones no se habían siquiera tomado el trabajo de reparar algunos daños que el paso del tiempo había provocado en la pintura de Ravenet, obra que permaneció en la sala de nuestra casa prácticamente desde que abrí los ojos, y que ahora el régimen comunista ostenta sin la menor pudicia en Internet.

Algo semejante ha ocurrido con los textos, fotos y otros documentos valiosos robados de nuestra casa en aquella oportunidad. Entre estos se hallaban varios álbumes que mi padre, muy meticuloso en la conservación de su propia obra, había armado con recortes de todos los ensayos y artículos que había publicado durante su vida, además de reseñas, críticas y notas informativas sobre sus obras y actividades. Había también entre los papeles de mi padre fragmentos inconclusos de narraciones y hasta bocetos de guiones cinematográficos.

Prefacio del libro “Ensayos escogidos”, de Emilio Ballagas, al cuidado de su hijo Manuel Ballagas. Se trata de la única edición autorizada de estos ensayos, que el lector puede adquirir dando clic en el enlace que aparece al final del texto.

Valiéndose de este botín, ahora en poder de un supuesto instituto literario, diversos entes gubernamentales cubanos y sus amanuenses han producido en los últimos años ediciones espurias de las obras de Emilio Ballagas cuyos textos originales no han sido fruto de la búsqueda o el estudio serio, sino del pillaje más burdo. Huelga decir que, pese a todo la ostentación, carecen totalmente de legitimidad.

La presente edición de ensayos escogidos de Emilio Ballagas es, pues, la única autorizada por el patrimonio del poeta y sus herederos. Las otras merecen un puesto ante los tribunales, antes que espacio en la biblioteca de cualquier entidad seria o persona honrada. Los textos de Ballagas, rescatados del desastre, se presentan aquí tal cual se escribieron o publicaron originalmente. Sólo se han hecho correcciones oportunas, y añadido notas en algunos casos, para aclarar y dar contexto a nombres y eventos de una época bastante ajena a los lectores de las nuevas generaciones.

http://www.amazon.com/Ensayos-escogidos-Ballagas-Edici%C3%B3n-autorizada/dp/1312368837

Sobre el autor

Manuel Ballagas

Manuel Ballagas

Periodista, crítico y escritor, Manuel Ballagas (La Habana, 1948) formó parte del Consejo de Redacción del grupo El Puente, en 1964. En Cuba su libro “Con temor” fue destruido por el castrismo, que envió al autor a la cárcel en 1973 por “diversionismo ideológico”. En 1980 se exilió en Estados Unidos y desempeñó cargos ejecutivos en publicaciones como The Wall Street Journal, The Miami Herald y The Tampa Tribute. Es fundador de la revista literaria Término, de la cual fue codirector durante cinco años. Es autor de las novelas “Descansa cuando te mueras” y “Pájaro de cuenta”, y del libro de memorias "Newcomer".

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami