Neo Club Press Miami FL

Primera persona del singular

Primera persona del singular

Primera persona del singular
enero 07
22:46 2013

Recala en las costas de mi casa, entre lo mejor que nos deja la marea de 2012, la poesía de Rolando Jorge reunida en un inmenso libro (y aquí el adjetivo “inmenso” cumple doble función). Se trata de Tercera persona, compilación al cuidado de Ana Sotelo en Ediciones Lulú.

En el marco de un escenario cultural –o teatral, porque a ratos decirlo así resulta más apropiado— como el de Miami, crecientemente heterogéneo y poroso, donde la literatura y en general el arte extienden sus fronteras como un chicle  –donde cualquiera con unos pesos en el bolsillo se cree poeta y publica un libro (cosa no criticable per se, simplemente constato), y hasta logra tramitar la complicidad de verdaderos poetas y críticos–, un volumen como Tercera persona se agradece íntimamente. Se trata de una poesía difícil, a ratos agreste y siempre conjetural, pero sobrada en sus arranques espirituales y verbales, centrada en su propio e indudable poderío.

Lo grotesco, lo lacerante e incluso lo humorístico se mezclan en Tercera persona, y el asombro ante un mundo atropellado e incomprensible, y la felicidad de ser más allá de las gentes y las cosas, y la angustia del yo irresuelto en medio del torbellino de las palabras. “Qué amplio es el arte y qué corta la vida”, exclama Goethe retomado por Rolando Jorge –citado incluso–, y la frase retrata de cuerpo entero una circunstancia afín a la mecánica de esta compilación singular: Da la impresión de que a la amplitud del arte con que el autor rebana el lenguaje se le queda corta la vida, el escenario de realización. Y quien conoce a Rolando Jorge sabe que es vida en sí mismo, furiosa de vivir, empecinada en figurar.

Hay que agradecer este libro, que observa y degusta “un trozo de jardín arrastrándose musgosamente” mientras “una vieja colilla hace señas, saca un seno, frunce un labio (lo humedece con desparpajo), engrifa su letargo”. “No es más que la vida”, anuncia Rolando Jorge, coge la corneta y toca a degüello. En primera persona del singular.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami