Neo Club Press Miami FL

Profecías en el país que somos

 Lo último
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...
  • Una espina dorada                   Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez...

Profecías en el país que somos

Profecías en el país que somos
marzo 24
08:31 2017

los vivos oyen, con oído fino,
el silencio insepulto
Roberto Manzano

 

 

 

 

 

 

 

El último parte sostiene la guerra es simple escaramuza.
La reyerta devuelve a casa soldados, rompecabezas, recuadros,
hongos en pared, novias mutiladas, fragmentos cardíacos.
En regazo materno esta tarde se escuchan impactos de fusilería,
la aviación ronda, nos disturba.
Las mujeres son manojo íntimo, rosario de azucenas, gladiolos, amapolas.
Allende el hogar todo se distorsiona, los hijos asisten,
no vuelven a sonreír en familia alrededor de las ventanas.
Justo ahora el día se distribuye, asciende entre sus manos.
Las noticias esta mañana, aves en estampidas a las brumas, olor a pólvora.
Cuando culmine la guerra veré a generales extender mapas roídos,
trastocar en sus mentes seniles la historia.
La guerra está en camino, compro cinco higos,
dos canisteles, para refrescar las detonaciones, la demencia,
almaceno semillas para cuando pase la contienda,
he puesto los riñones en zumo de limón.
Puedo ser un arbusto, animal que pasto en los escombros.
Ignoro los zumbidos de los proyectiles.
Me ausento a las muertes en campos de batalla.
Mi padre se jubila por estos días, ya no lo reclutan.
Hago los símbolos de la nación con subterráneas aguas,
pongo a girar la buenaventura de casa.
Soldaditos de plastilina juegan, se descomponen,
si hablo en vox pópuli, me quedo sin el sustento,
mis plantas necesitan de mis miedos.
Soy lánguido, adoctrinado, aquí nada deja de ser en blanco y negro.

Sobre el autor

Rafael Vilches

Rafael Vilches

Rafael Vilches Proenza (Vado del Yeso, Granma, 1965) ha publicado, entre otros libros, “Ángeles desamparados” (novela), “País de fondo” (poesía), “Trazado en el polvo” (poesía) y “Tiro de gracia” (poesía). Por su obra ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales. Recientemente, a raíz de su participación en publicaciones independientes como Pensamiento Plural y Voces, fue marginado por el aparato de la burocracia cultural cubana. Reside en Villa Clara, en la región central de Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami