Neo Club Press Miami FL

Profecías en el país que somos

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

Profecías en el país que somos

Profecías en el país que somos
marzo 24
08:31 2017

los vivos oyen, con oído fino,
el silencio insepulto
Roberto Manzano

 

 

 

 

 

 

 

El último parte sostiene la guerra es simple escaramuza.
La reyerta devuelve a casa soldados, rompecabezas, recuadros,
hongos en pared, novias mutiladas, fragmentos cardíacos.
En regazo materno esta tarde se escuchan impactos de fusilería,
la aviación ronda, nos disturba.
Las mujeres son manojo íntimo, rosario de azucenas, gladiolos, amapolas.
Allende el hogar todo se distorsiona, los hijos asisten,
no vuelven a sonreír en familia alrededor de las ventanas.
Justo ahora el día se distribuye, asciende entre sus manos.
Las noticias esta mañana, aves en estampidas a las brumas, olor a pólvora.
Cuando culmine la guerra veré a generales extender mapas roídos,
trastocar en sus mentes seniles la historia.
La guerra está en camino, compro cinco higos,
dos canisteles, para refrescar las detonaciones, la demencia,
almaceno semillas para cuando pase la contienda,
he puesto los riñones en zumo de limón.
Puedo ser un arbusto, animal que pasto en los escombros.
Ignoro los zumbidos de los proyectiles.
Me ausento a las muertes en campos de batalla.
Mi padre se jubila por estos días, ya no lo reclutan.
Hago los símbolos de la nación con subterráneas aguas,
pongo a girar la buenaventura de casa.
Soldaditos de plastilina juegan, se descomponen,
si hablo en vox pópuli, me quedo sin el sustento,
mis plantas necesitan de mis miedos.
Soy lánguido, adoctrinado, aquí nada deja de ser en blanco y negro.

Sobre el autor

Rafael Vilches

Rafael Vilches

Rafael Vilches Proenza (Vado del Yeso, Granma, 1965) ha publicado, entre otros libros, “Ángeles desamparados” (novela), “País de fondo” (poesía), “Trazado en el polvo” (poesía) y “Tiro de gracia” (poesía). Por su obra ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales. Recientemente, a raíz de su participación en publicaciones independientes como Pensamiento Plural y Voces, fue marginado por el aparato de la burocracia cultural cubana. Reside en Villa Clara, en la región central de Cuba.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba