Neo Club Press Miami FL

Prostitución y burdeles en la Europa medieval

Prostitución y burdeles en la Europa medieval

Prostitución y burdeles en la Europa medieval
abril 24
18:40 2014

Los romanos disponían de suntuosos baños públicos con burdeles, y los esclavos servían para satisfacer los apetitos sexuales. En el Medioevo, en cambio, las prostitutas se sumaban a los vagabundos en las ferias o las vías de peregrinaje. La prostitución medieval se practicaba en calles o casas especializadas, en albergues y tabernas, y también alrededor de los baños heredados de las termas romanas y de los baños árabes.

En toda Europa y el Medio Oriente existía la trata de mujeres; los nobles, después de saciar sus deseos con sus jóvenes siervas, las comerciaban a los prostíbulos públicos o como esclavas hacia otras regiones. A lo largo del período medieval las mujeres seguían a los ejércitos, sirviendo de prostitutas, lavando las ropas, limpiando las letrinas; la violación de mozas aldeanas o de monjas era rutinaria por parte de las patrullas armadas y los ejércitos de cruzados que deambulaban por todo el continente.

Con el renacer de las ciudades en Europa se reorganizó la prostitución, floreciendo a tal punto que los burgos implantaron impuestos oficializando áreas para los burdeles, y la corona inglesa y francesa comisionaron a funcionarios para recaudar los impuestos.

Asimismo, muchas mujeres londinenses en el siglo XIV, hijas o esposas de respetables ciudadanos, se dedicaban por la noche al lucrativo negocio de la prostitución en los burdeles, para suplementar los ingresos de sus hogares. La iglesia medieval apoyó la institución de los burdeles, e incluso muchos obispados, abates, monasterios y hasta el papado llegaron a poseer y administrar directamente barrios de putas, al resultar una lucrativa fuente de ingresos.

Así, las autoridades religiosas y laicas en el Medioevo buscaron controlar la prostitución, mediante regulaciones, para evitar verse estafados en los ingresos. Los funcionarios y clérigos eran muy celosos con la prostitución no controlada; las que la ejercían, eran castigadas cruelmente, amputándoles el seno o un miembro, o exhibiéndolas en jaulas con el pelo raspado, para luego arrojarlas a los ríos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más