Neo Club Press Miami FL

Publicar en Cuba, publicar a los de Cuba

Publicar en Cuba, publicar a los de Cuba

enero 06
21:07 2013

libros cubanosHay una confusión de términos y conceptos en boga por estos días, en torno al tan llevado y traído “intercambio cultural” (fundamentalmente de una sola vía, aunque haya matices). Y quiero referirme sobre todo al ámbito literario y/o editorial, que es en el que suelo desenvolverme.

 

No se trata de publicar o no, o de publicitar o no, a quienes viven dentro de Cuba. Que un escritor viva en Cuba no debería constituir un estigma ni una barrera insalvable para los editores y promotores culturales del exilio.

Y si quien allí reside se mantiene razonablemente al margen del oportunismo oficialista –en Cuba casi todo pasa por manos oficialistas–, mucho menos (nuestra editorial, Neo Club Ediciones, ha publicado y seguirá publicando a autores residentes en Cuba). Se trata de publicar o no, de publicitar o no, a los ideólogos y funcionarios orgánicos, a los firmacartas del totalitarismo, a los represores, a los miserables defensores del abuso y el ninguneo, a quienes excluyen instrumentalmente, en base a una política de Estado. A quienes defienden y han defendido siempre la censura desde el oportunismo, el fanatismo o la envidia. A esos, este humilde servidor nunca los publicitará.

También está la discusión inversa. Sobre si es ético o estético o conveniente para un escritor exiliado publicar en Cuba. En mi caso particular, no me interesa publicar en Cuba no porque allí imperen los castronacionalistas o me vayan a editar –y censurar– los castronacionalistas (aunque debo reconocer que no me sentiría cómodo en esa cuerda), sino porque a efectos prácticos nunca me ha pasado por la cabeza, ni siquiera cuando vivía en la Isla. Nunca se me ocurrió que el hecho de “triunfar como escritor” (si es que ese concepto ridículo significa algo) pasara por publicar en Cuba. En realidad nunca me interesó mucho la literatura cubana y menos el sistema editorial que la programa, basado en el “sociolismo” y la promiscuidad más cutres. Así que respeto religiosamente a quienes publican en Cuba (algunos que lo hacen son, por cierto, mis amigos), pero eso significa muy poco para mí.

Crecí leyendo y escuchando cómo los más prominentes poetas y narradores latinoamericanos de todos los tiempos (incluyendo, y fundamentalmente, los del llamado Boom) abandonaban sus países para “triunfar” como escritores. Es decir, el concepto de “triunfo” en literatura estaba y está asociado al mundo, no al municipio, ni a la provincia, ni siquiera al paisito en que por uno de esos azares de la vida nacimos. De manera que no se trata de política ni de ideología ni de soberbia. Se trata de sentido común y panorámica.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más