Neo Club Press Miami FL

Pulsaciones

Pulsaciones

Pulsaciones
enero 23
02:21 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando me dispararon en la frente

los Señores de la alta cofradía brindaron

dieron la noticia por la radio que todo había concluido

que mis ojos no serían vendidos al coleccionista

como hicieron con los de Albert Einstein,

y las novias que tuve           los amigos de bares

aquellos con quienes me bebí los espejos

estaban mirando mi cabeza lacerada

detrás del vidrio          a través del grueso cristal

y aunque no vino la prensa  ni la Cámara de Representantes

tuve coronas y estiércol,

también llegaron noticias del Jefe de Estado.

Cuando me dispararon en las manos

creyeron que no escribiría otra Sagrada Escritura

donde denunciara mi propia muerte

de muerte que siempre vivo

como un soldado que solo ha recibido flores,

medallas para que pueda

quizás para que no pueda conocer la verdadera historia

donde se gastan los aciertos.

Acaso nunca porque jamás acertamos

sin embargo comprendimos que las aguas

las rojas aguas no pueden ser diseminadas

para que la tortura de un pueblo  permanezca.

Acaso nunca porque mis manos

aunque fueron disparadas nunca se alzaron

en nombre de esas mismas aguas pervertidas

que nos dieron a beber hasta confundirnos.

Mientras los Señores

vertían al abismo la mirada

las Matriuskas con un machete en el equilibrio.

Mientras los ojos

no eran postilla ni grasa de anunciaciones

sino premisas cadenas y oropeles

como el antiguo grillete puesto en la garganta

que el zumo de las palabras fue podando.

Cuando me dispararon en la frente

tuve que decir que yo mismo lo hice

que un poeta de mierda

en nombre de otros poetas de mierda había muerto

y otra vez el funeral…

Las putas          no las novias llorando

los abstemios          no los borrachos brindando

los terroristas

no los de la alta cofradía llevando la noticia a la prensa.

¿Y de la radio, qué hicieron los pertenecientes

a la Cámara de Representantes de ella?

Porque hoy han dado la noticia

cuando en los ojos una nueva palma de luz se erige

hasta el fondo del haz inerme

al final del escudo que se empolva

donde en nombre de todos los poetas muertos

fue a dar mi disparo.

Sobre el autor

Claudio Lahaba

Claudio Lahaba

Claudio Lahaba (Manzanillo, 1970). Creó en su ciudad natal, en 1993, el grupo literario Da Capo. En 1995 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Manuel Navarro Luna por el libro “Tentación de la transparencia”, y en 2000 por “Del silencio y otros corderos”, publicado después de trece años de haber sido escrito en su país de origen. Sus poemas han aparecido en publicaciones de diversos países. La revista mexicana Alforja publicó una selección de su poesía en su edición de abril de 1997. Recientemente publicó el poemario “Torpeza de amante”, disponible en Amazon. Reside en El Paso, Texas.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami