Neo Club Press Miami FL

Puntos cardinales

Puntos cardinales

Diciembre 13
04:19 2011

1-aaa_b_horizonteA la tercera vuelta se echó en el suelo. Aspiró de nuevo el salitre de la brisa mañanera. Desde la sombra del portal sus ojos se alzaron: más allá del muro, en la línea del horizonte, el azul turquesa del mar se difuminaba en la bóveda celeste.  Quizás no vio aquel punto blanco que desaparecía tras una nube. Tal vez no intuyó el próximo rumbo de la rosa de los vientos.

Nunca antes los vecinos se habían comportado tan amablemente. No faltaba un platillo de comida, ni una mirada comprensiva, ni una frase cariñosa. Su rutina diaria se reducía a pasear por la acera, cruzar la calle y observar en silencio los juegos de los niños de la cuadra, de quienes ya no escuchaba una imprecación o percibía algún gesto amenazante. Al caer la noche se recogía en su rincón, no sin antes lanzar un vistazo hacia lo alto, hasta el balcón del segundo piso del edificio, donde recurrentemente veía aparecer la que debía ser su propia figura, la cual sin embargo lo contemplaba con una mirada que ya no era la suya.

Aquel día Johnny advirtió que una atmósfera distinta permeaba el ambiente hogareño: transcurrió la mañana, el Sol cruzó el cenit e inició su declive y nada parecía indicar que alguien se decidiría a acompañarlo en su paseo diario por el parque cercano. Ni siquiera pudo correr libremente por el patio, colmado de sillas y mesas.

Las aguas por el medio y el Sol alumbrando simultáneamente ambos escenarios: uno al Norte y el otro al Sur. Sólo el más pequeño de la familia se llevó una mano a sus pupilas, cuando el flash de una cámara que recogía imágenes de la celebración del primer año de vida de la mascota le remitió al recuerdo de aquella madrugada en que, al partir rumbo al aeropuerto, volvió el rostro y vio la luz de un relámpago que se reflejaba fulgurante en los ojos del que quedaba atrás.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami