Neo Club Press Miami FL

¿Qué tipo de escritor eres?

¿Qué tipo de escritor eres?

¿Qué tipo de escritor eres?
mayo 29
13:13 2014

Hay dos clases de escritores cubanos: los que la dictadura promueve o respaldó y los que el gobierno cubano jamás ha apoyado. En el primero, pudiera incluirse a Guillermo Cabrera Infante, aupado y protegido, en sus inicios, por la dictadura. En la segunda variante, a Lino Novás Calvo, inmediatamente olvidado pese a ser (en la década del cuarenta y cincuenta) uno de los escritores más importantes de la literatura hispanoamericana.

En aquellos tiempos de 1959, los ímpetus románticos podían confundir a cualquiera. Baste leer el cuento de Reinaldo Arenas El primer desfile (1964) y compararlo con Termina el desfile (1980) para validarlo. Y cito a Arenas porque es el paradigma del anticastrismo en la literatura cubana, aunque en nuestros días hay autores que le disputan ese galardón sin haber sufrido ni la mitad de lo que este inigualable autor padeció ni han escrito una literatura verdaderamente significativa.

A principios de la Revolución Cubana, la mayoría de los escritores creyeron en el poder revolucionario y ese mismo poder, después, los devoró. Ellos fueron sorprendidos en sus propias expectativas, y por eso fueron víctimas. Lo que sucede hoy es que, a pesar de esas experiencias traumáticas, hay autores que en su momento. promovidos por el Ministerio de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y la Brigada Hermanos Sainz, se declaran, después, en desertores y se convierten, de la noche a la mañana, en anticastristas.

282995_486058188207507_6963437947412999005_n

No estoy en contra del cambio y es lógico que estas mutaciones sucedan. A fin de cuentas, nadie es perfecto. Pero esos mismos escritores quieren pautar la vida literaria en el exilio llamando la atención de que no se respetan las posiciones de los artistas tanto dentro como fuera de la Isla. Y esta es una posición bastante injusta con escritores que jamás recibieron, ni han recibido, el respaldo del gobierno cubano, como Carlos Victoria, José Abreu Felippe y Luis de la Paz. Ellos, como muchos otros, tuvieron que hacer disímiles trabajos (no profesionales) para después dedicarse a escribir, mostrando una obra importante que no tiene el mismo reconocimiento internacional. ¿Por qué? Sencillo: nunca fueron acunados por el engranaje publicitario del gobierno de los Castro, tan admirado por las editoriales y los centros universitarios que simpatizan (en su mayoría) con el pensamiento de izquierda.

Hay autores que desertan y no tratan de marcar pautas, ni decirle a la intelectualidad fuera de Cuba lo que tiene que hacer en aras de una supuesta unidad de pensamiento. Ellos sólo se dedican a escribir (la razón principal de un verdadero escritor) y no a hacer política. Y los aplaudo y respeto. Otros intentan pasar gato por liebre. Espero que usted sea de los primeros.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz nació en 1960 en La Habana. En 1995 salió de Cuba rumbo a Estados Unidos y en el año 2000 dio a conocer su primer libro de cuentos, "Juegos de intenciones". Su segundo libro de narrativa corta, "Los papeles de Ventura" (2010), vio la luz diez años después. Otros libros suyos son la novela "Tarareando" (2011) y "El domador de ilusiones" (2013), otro cuaderno de cuentos. Reside en Texas, Estados Unidos.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Callejas
    Callejas junio 01, 16:57

    Me parece bien, hasta cierto punto, esa dicotomia diferencial sobre intelectual cubano. Pero yo no pertenezco, por suerte, a ninguna de las dos; nunca he reconocido al castrismo como fuerza positiva y negativa para decidir sobre mi destino como historiador-escritor. En ambos casos, el perro se muerde la cola. Tanto los aupados como los olvidados estan en el mismo barco, dependen de alguna manera del régimen de los Castro.

  2. LLopiz
    LLopiz junio 01, 17:41

    Callejas es un buen punto el que tocas y como en toda clasificación, siempre hay algunos que se quedan afuera. Referente a que todos dependen del régimen de Castro, te diría que con la red electrónica, que permite espacios como La esquina de las letras, y la auto publicación en línea (, por ejemplo, a través de Amazon), nadie tiene que depender ni de gobierno ni editorial para darse a conocer. Como en muchos otros trabajos, el escritor ya no sólo escribirá, también editará, diseñará, promocionará, etc.

  3. Callejas
    Callejas junio 01, 19:00

    Por eso mismo lo decía Llopiz, con Internet no tenemos que depender de nada personificado e institucionalizado. Me refería al espíritu, punto de referencia al castrismo, cuestión que predomina ingenuamente en algunos deliberados anticastristas.

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami