Neo Club Press Miami FL

¿A qué va Xi Jinping a Cuba?

¿A qué va Xi Jinping a Cuba?

¿A qué va Xi Jinping a Cuba?
julio 20
07:23 2014

Si la reciente visita de Vladimir Putin a Cuba más que económico tuvo un objetivo geopolítico y antiestadounidense, la que el líder chino Xi Jinping hará en estos días a La Habana tendrá ambos componentes, con fuertes ribetes económicos y a la vez un claro tufo político.

China, al igual que Rusia, quiere ganar espacio e influencia como gran potencia mundial. Aspira sobre todo –por ahora– a tener la mayor economía del mundo, título que ostenta Estados Unidos desde 1872.

Y aquí me parece clave aclarar que con 1,400 millones de habitantes China debiera tener la mayor economía mundial desde hace 150 años por lo menos. Con tanta población un país puede –y debe– tener cifras impresionantes en cualquier cosa. Si hoy no es la mayor economía global es culpa del Partido Comunista, que aún sigue gobernando.  Bajo el liderazgo de Mao Tse Tung dicho partido prohibió la propiedad privada, colectivizó las tierras campesinas, impidió el desarrollo. Y causó la muerte de 65 millones de personas, de hambre o fusiladas.

Sólo después de la muerte del “Gran Timonel” se realizaron las reformas capitalistas que han permitido que el tamaño de la economía china se corresponda más con el de su enorme población. Y punto.

Además, China puede que tenga en 2030 la mayor economía mundial, pero no la más avanzada. Su Producto Interno Bruto (PIB) per cápita – hoy inferior al de Perú–, la innovación tecnológica, la sofisticación de su economía y el nivel de vida de vida de su población serán todavía muy inferiores a los de las naciones occidentales. Por ejemplo, para que los chinos hubiesen tenido en 2013 un ingreso per cápita similar al de los canadienses ($51,911), el PIB chino debió haber sido de $69 billones y no de $8 billones. O sea, China debió haber producido el 96% del PIB de todo el planeta, que fue de $71.8 billones según el Fondo Monetario Internacional.

Volviendo a la visita de Xi Jinping, obviamente para ganar espacio económico y extenderse por todo el planeta China necesita no sólo materias primas de Latinoamérica, sino convertirse en un proveedor de capitales y de productos de alto valor agregado. Debe constituirse en gran inversionista en la región. A eso aspira y dinero le sobra.

Beijing cuenta con reservas monetarias por más de 3.4 billones de dólares, con los cuales podría comprar media Latinoamérica si se lo permitiesen. De hecho ya lo está haciendo aceleradamente en Argentina, cuyo gobierno populista de izquierda ha permitido que China haya comprado activos en las industrias petrolera y alimentaria, y en la banca de ese país por más de $7,000 millones sin aportar apenas capital fresco ni tecnología. Y este sábado, con Jinping en Buenos Aires, se anunció que China concederá créditos a Argentina por más de $11,000 millones.

En esa estrategia expansiva china Cuba es un buen socio político, pero no tanto económico.  China sigue siendo oficialmente un país comunista y cuenta con el apoyo cubano para las peores causas en la escena internacional. Los Castro alientan a Beijing a enfrentarse a EE.UU, y a respaldar dictaduras y gobiernos que oprimen a sus pueblos y a restarle protagonismo político a todo Occidente. El régimen de La Habana está alineado con el de Beijing. Es un voto seguro pro-chino (y pro-ruso) en la ONU y en cuanto organismo internacional hay en el mundo. Y eso merece una recompensa.

Lo que pasa es que el desastre socialista en Cuba tiene tales dimensiones que en el plano económico no es mucho lo que le puede ofrecer, ni Cuba a China, ni viceversa. La economía cubana se halla en ruinas. Y la gerontocracia “histórica” se niega irracionalmente a liberar las fuerzas productivas y hacer reformas parecidas a las chinas, que fueron lanzadas en 1978 con la sorprendente consigna anticomunista de “enriquecerse es glorioso”.

En tales condiciones no es mucho realmente lo que pueden hacer los empresarios y los capitales chinos en la ínsula caribeña. Por ley estarán atados al improductivo sector estatal castrista. Y el régimen no va a permitir asistencia financiera china ni tecnológica para fomentar un sector privado, ni para hacer crecer a los cuentapropistas, a quienes teme más que Drácula a la cruz.

China quiere estar ‘dentro’

Sin embargo, hay un elemento que seguramente Beijing percibe como muy atractivo. El liderazgo chino sabe que en algunos años más, con los Castro y los “históricos” ya muertos, o demasiado ancianos, habrá cambios económicos en Cuba, se levantará el embargo estadounidense y a la isla acudirán inversionistas de EE.UU y de todo el mundo.

china perros calientesY ahí está el detalle, como diría Cantinflas. China quiere estar “dentro” (como Rusia y Brasil) cuando eso ocurra. Y para ello está dispuesta a aprovechar la ventaja que le da la actual “hermandad” para comenzar a posicionarse hábilmente en algunas ramas o sectores económicos cubanos en los que las inversiones pueden tener sentido, o porque pueden ser rentables con la participación china, o porque tienen un futuro seguro aunque por el momento tengan un bajo retorno del capital invertido y obtención de ganancias.

Por eso es de esperar que durante la visita del gobernante chino a la isla se produzcan acuerdos millonarios en materia económica. Claro, la letra pequeña en tales anuncios (la que no se publica ni se divulga en la TV), es que detrás de esos eventuales acuerdos entre ambas dictaduras se mueve el deseo chino de que, o que desaparezcan de una vez los Castro y su añeja claque estalinista, o se realicen de alguna manera los cambios que sí podrían dar a China un protagonismo excepcional en Cuba, sobre todo en la era postcastrista.

Otro factor de interés para Jinping podría ser la necesidad que tiene Cuba de importarlo todo, incluyendo equipos y maquinarias, alimentos, medios de transporte, materias primas, y materiales para construir infraestructura vial, puertos, aeropuertos, y artículos de consumo de todo tipo.

Lo que pasa es que Cuba no tiene dinero para adquirir todo eso. Los Castro sólo pueden exportar a China unas 400,000 toneladas anuales de azúcar y algunos otros productos primarios de poco valor agregado, salvo algunos medicamentos y productos de la industria bioquímica de La Habana

La amistad a un lado

Y para los pragmáticos chinos la amistad y los negocios no se pueden mezclar. Son cosas distintas. Por mucha luna de miel que haya, China no está dispuesta a otorgar créditos comerciales en grande a un gobierno que nunca paga lo que debe, y que tiene una deuda de más de $35,000 millones con el Club de París. A la propia China Cuba le debe dinero.

De manera que los anuncios de concesión de créditos probablemente serán muy puntuales y cuidadosos por la parte china, que algo debe dar a cambio de la lealtad política del castrismo.

En tanto, esta vez el pueblo cubano no parece muy dispuesto a hacerse nuevas ilusiones con esta visita del dictador chino, pues sabe que todo podría desinflarse. Con China no funciona la gratuita “hermandad solidaria socialista” de estilo soviético, o chavista. No funcionó ni en los tiempos en que un sonriente Mao Tse Tung recibía personalmente y agasajaba a cuanta delegación cubana llegaba a la capital china.

Y menos va a ocurrir ahora cuando en esa extensa nación asiática inevitablemente se va desmontando poco a poco el socialismo y consolidando un capitalismo de Estado cada vez más cercano al modelo económico fascista y más lejos del diseñado por Carlos Marx.

En fin, a mi modo de ver, todo lo que se logre en este encuentro Jinping- Raúl Castro tendrá un bien calculado beneficio para el socio asiático. Y la dictadura castrista, por su parte, dirá que de “el lobo, un pelo” e igualmente cantará victoria.

Sobre el autor

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones es periodista, economista e historiador cubano. Autor de siete libros de temas históricos, económicos y sociales. Trabajó como editor y columnista del diario La Opinión de Los Ángeles de 1996 a 2008. Ex profesor universitario. Ex analista económico de la TV hispana en Estados Unidos. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en países de Europa y Latinoamérica. Ha recibido 11 premios de periodismo. Reside en el sur de California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más