Neo Club Press Miami FL

Que vengan todos y miren

Que vengan todos y miren

Que vengan todos y miren
octubre 22
15:59 2013

Últimamente noto una preocupación algo desmesurada –diría yo– no tanto ya por el “tema” del intercambio cultural, sino por el “término” intercambio cultural.

¿Cuál es el problema? Se trata de un fenómeno que había que llamar de alguna forma. A fin de cuentas, si esos poetas y músicos vienen de Cuba a Miami a hablar de música y poesía, y luego escuchan lo que nosotros opinamos al respecto, pues definitivamente hay un “intercambio cultural”. Lo que parece herir nuestra sensibilidad es el hecho de que no se nos permita ir a la Isla a hacer lo mismo, o sea, que no estamos en igualdad de condiciones. Pero eso a la larga no importa. Esos mismos que vienen a hablar de Cuba, son los que regresarán a hablar de los Estados Unidos o el Mundo Libre. Visitar La Habana no va a cambiar en nada la mentalidad de Willy Chirino o Carlos Alberto Montaner, pero nadie que venga de allí regresará siendo el mismo. Eso nos debe bastar, al menos por el momento. Si en lugar de ir a hacerse ingenieros a la Lomonosov, los jóvenes cubanos hubieran venido al Instituto Técnico de Massachusetts, no creo que hoy se estuviera debatiendo este tema.

Francamente, me resulta suficiente saber que cada músico, poeta o “loco” que venga y luego regrese a la Isla lo hará sabiendo que hay vida más allá de la UNEAC, la UPEC, el ICAIC, el Instituto de la Música o la Casa de las Américas. Ese sujeto sabrá para siempre que se puede escribir, cantar y actuar, sin que haya una institución que te lo permita o no, salvo –quizás– la decencia o el buen gusto.

“Los mismos que vienen a hablar de Cuba, son los que regresarán a hablar de los Estados Unidos o el Mundo Libre. Visitar La Habana no va a cambiar en nada la mentalidad de Willy Chirino o Carlos Alberto Montaner, pero nadie que venga de allí regresará siendo el mismo. Eso nos debe bastar, al menos por el momento”. Augusto Gómez

No importa que vengas a leer un discurso bien aprendido si al regresar ya vas a ir fraguando el tuyo propio. Que venga todo el que quiera, sobre todo los jóvenes, y dentro de ellos los que parecen más apegados al régimen, los más ciegos, los más ignorantes, los más manipulados, los más ingenuos, hasta los más idiotas. Que vengan y hablen, pero que también vean y escuchen. Así se darán cuenta de que es preferible gobernarse a sí mismos en este infierno (celestial) que servir a un dictador en aquel paraíso (infernal) [parafraseando a Milton], donde para llegar a ser un poeta no basta tu talento, sino la cuota de dignidad que seas capaz de sacrificar. Que vengan, que vengan todos y miren.

Si realmente queremos que el “muro” cubano termine de caer, ¿para qué le vamos a reparar las fisuras? La seguridad de esos regímenes totalitarios se basa en su hermetismo. La Historia es elocuente, y a veces debemos mirar hacia atrás para ver el futuro. El Telón de Hierro se desplomó cuando ya no pudieron impedir que la gente atisbara hacia el otro lado.

Sobre el autor

Augusto Gómez

Augusto Gómez

Nacido en 1970, graduado en Lengua y Literatura Inglesas en 1993, y librero en las calles de La Habana por más de quince años, salió de Cuba en el 2008. Realizó algunas traducciones para la editorial española Renacimiento, entre las que cabe destacar “Memorias de Arthur Conan Doyle” como la más importante. Toda su producción literaria --dos novelas inéditas y varios relatos-- data de finales de la década de los noventa y los primeros años del 2000. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami