Neo Club Press Miami FL

Quemar las naves

 Lo último
  • La reina rota (II)                   qué pudiéramos darle a su llegada un caramelo y un columpio limpio desmedido por la diestra una señal una guía tirarle...
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...

Quemar las naves

Quemar las naves
Enero 04
01:26 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la orilla arden las naves.

Huelo a madera quemada
y el largo brazo de humo
amaga con un golpe
pero finalmente me acaricia.

Retorno hacia la misma selva
con el morral cubierto de cenizas.

A mi espalda el tosco lenguaje del fuego.
Las brasas cayendo sobre un mar
que ya no es azul.

Desde el fondo de la espesura
un bramido de hojas
en su viaje al cielo
y yo acercándome a los límites
del territorio inevitable.

Juro que fue mi primer y único incendio.

Sobre el autor

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo (La Habana, 1961). Periodista, editor y escritor. Premio Nacional de Literatura Independiente de Cuba. Entre otros, tiene publicados los libros “Confesiones antes del crepúsculo” (2005), “En cuerpo y alma” (2008), “Cenizas alumbradas” (2010), “Sobrevivir en la boca del lobo” (2012), “Tatuajes en la memoria” (2014) y “Antes que amanezca y otros relatos” (2010). Fue condenado a 18 años de cárcel en la "Causa de los 75" por ejercer el periodismo independiente. Actualmente se encuentra bajo "Licencia Extrapenal" por motivos de salud. Obtuvo una beca en la Universidad de Harvard en el 2009, a propuesta del English PEN, pero el castrismo impidió que asistiera.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami