Neo Club Press Miami FL

¿Quién mató a Julio Antonio Mella?

¿Quién mató a Julio Antonio Mella?

¿Quién mató a Julio Antonio Mella?
noviembre 06
14:58 2014

 

El asesinato de Julio Antonio Mella nunca se ha llegado a esclarecer. Sigue siendo un caso abierto después de 85 años. Al líder comunista cubano lo mataron, a los 25 años de edad, en la ciudad de México el 10 de enero de 1929. Meses antes, dada su decantación por el trotskismo, lo habían expulsado del Comité Central del Partido Comunista Mexicano, al que se había incorporado durante su exilio en ese país.

Los comunistas prosoviéticos, que son los primeros sospechosos, inmediatamente acusaron del asesinato de Mella al presidente cubano Gerardo Machado, cuyos supuestos sicarios enviados desde La Habana nunca aparecieron ni dejaron el menor rastro. Todavía en la actualidad Eric Toussaint acusa del crimen a Machado, en el digital ‘Rebelión’, haciendo uso de una lógica difusa sui géneris. El redactor castrista plantea tres premisas: 1. Mella se oponía a la política de Moscú; 2. Mella fue separado del Comité Central del Partido Comunista Mexicano; y 3. Mella tenía serias diferencias con el Partido Comunista Cubano. Un silogismo a partir del cual Toussaint llega a la increíble conclusión de que Mella fue asesinado por pistoleros machadistas:

“El joven [Julio] Antonio Mella era muy crítico hacia la orientación tomada por Moscú en política interior y exterior. Mella había sido sancionado por el Comité Central del PC mexicano del que era miembro; tenía también enfrentamientos graves con la dirección del PC cubano fuertemente influenciado por Moscú. Mella fue asesinado en enero de 1929 por agentes del dictador Machado”.*

Con los tres antecedentes enumerados, obviamente, la conclusión más lógica sería que el joven líder comunista fue asesinado por agentes de Stalin y no de Machado. Sin necesidad de caer en ningún género de teoría conspirativa, existen suficientes pistas que apuntan a un operativo de la Komintern y la policía secreta rusa (a la sazón llamada OGPU), posiblemente con la anuencia de los comunistas cubanos, según sugirió la fallecida trotskista Celia Hart Santa María.

La apuesta más segura es que a Mella lo mató el esbirro estalinista Vittorio Vidali, en complicidad con la bella Tina Modotti, que fue amante de los dos al mismo tiempo. Pero no caigamos en la trampa fácil del triangulo amoroso. Aunque es un factor más a tomar en cuenta, no se trata en esencia de un crimen pasional. Todo indica que fue un asesinato político ordenado por y desde Moscú.

Los tres amantes triangulares paseaban juntos la noche de autos. Y discutían acaloradamente al pasar frente a una panadería, lugar donde a Mella se le vio correr despavorido pero sin poder evitar dos disparos mortales, uno que le perforó los intestinos y el otro el pulmón. El panadero, testigo principal en el juicio, declaró sin titubeo que había sido Vidali quien le disparó a Mella. Pero la Modotti tenía un amigo muy influyente, el pintor Diego Rivera, que era a su vez íntimo del presidente de México. De manera que el caso fue cerrado. Y el occiso fue convertido en mártir por los mismos que lo mandaron a matar.

A la frase de Mella “Hasta después de muerto somos útiles” le sacaron mucho provecho los opositores a Machado y los que vinieron después. Mella ha sido, en el peor sentido de la palabra, un muerto muy útil y muy utilizado.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami