Neo Club Press Miami FL

Rápido y furioso

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

Rápido y furioso

Rápido y furioso
Agosto 14
13:46 2015

 

Si hay un enfant terrible en la literatura exiliada, de la cabeza a los pies, ese es Manuel Ballagas, el fino pero políticamente incorrecto autor de novelas tan poderosas como Descansa cuando te mueras y Pájaro de cuenta. Por eso la implacable narrativa de Malas lenguas (Ediciones Lulú, 2014), su nuevo libro de relatos, no toma por sorpresa a nadie, antes bien refuerza la percepción de que estamos ante un narrador natural, ajeno a esas formalidades de pasarela tan comunes entre los escritores de oficio.

Malas lenguas es un libro en el que se superponen relatos y viñetas al calor del afán hiperrealista del autor, siempre presto a hurgar en los recovecos de nuestra dinámica existencial por medio de una prosa vívida, tenaz en su precisión escrutadora. En este sentido, Ballagas parece un autor norteamericano más que cubano, certero pero envolvente desde la irreverencia y el sentido del humor. En la corriente de un Bukowski más que de un Henry Miller, su narrativa tiene muy poco que ver con experimentos estilísticos o andanadas reflexivas –aun cuando la estructura de este libro no sea lineal ni mucho menos–, porque le interesa, sobre todo, convencer al lector de que se haya ante un conjunto de historias dignas de ser conocidas –más que leídas– y, en consecuencia, ir al grano a través del sobresalto.

De esta manera, se intercalan viñetas y cuentos sostenidos por la telaraña de los diálogos, en la que los personajes quedan atrapados como moscas. Esta es una de las principales virtudes de la literatura de Ballagas: La fertilidad de unos diálogos que, aun cuando se extienden con frecuencia, siempre fluyen armónicos, vitales.

Malas lenguas, en la tradición estructural de un Guillermo Cabrera Infante –Vista del amanecer en el trópico pudiera constituir un referente— seduce al buen lector desde una narrativa ágil y unas anécdotas jugosas, incluso inesperadas. Un torbellino que transita, sin solución de continuidad, del envenenamiento a la sirimba, de Miami a La Habana, de la libertad a la cárcel. Se trata, como ha apuntado el propio autor, de relatos que van de lo realista a lo fantástico y cuya única unidad temática radica, básicamente, en el ir y venir de los personajes de una geografía a otra. Un libro hecho a la medida de nuestro tiempo: Rápido y furioso, expedito como una carretera americana.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz?

José Hugo Fernández

Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami