Neo Club Press Miami FL

Raúl Castro en la ONU: Más de lo mismo

 Lo último
  • La última partida de póker de Juan Manuel Santos Leo en La Patilla, una vibrante web venezolana, que Nicolás Maduro llamó “traidor” a Juan Manuel Santos por haber ido a Cuba a reclutar a Raúl Castro para ponerle fin a...
  • Lula y la corrupción latinoamericana Lula da Silva ha sido condenado a más de nueve años de cárcel por corrupción y “lavado de dinero”. Todavía puede apelar la sentencia y salir absuelto. No creo que...
  • Venezuela al borde del abismo Luis Almagro ha vuelto a la carga. Al Secretario General de la OEA, como a medio planeta, le pareció repugnante el asalto de las turbas chavistas a la Asamblea Nacional....
  • ¿Por qué Leopoldo López fue liberado? El líder opositor Leopoldo López, referente de millones de venezolanos en la lucha contra el régimen castrochavista, ha salido de la cárcel tras tres años de reclusión y pasado a...
  • Cabello, calvo. Maduro, podrido Cabello se va a quedar calvo y Maduro, podrido. Tiempo al tiempo. Me refiero, por supuesto, al primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y al...

Raúl Castro en la ONU: Más de lo mismo

Raúl Castro en la ONU: Más de lo mismo
Septiembre 29
10:09 2015

 

El general heredero le ha entregado al mundo, a través de su discurso en la ONU, otra pieza (defectuosa) de la oratoria clásica castrista.

Podía haberse quedado en casa, la verdad; ahorrarse ese dinero que se ha gastado en mover y alimentar a sus chambelanes cheos en pulovitos a rayas (la comida en Nueva York es cara en serio), y a sí mismo, y depositar esos dólares en las cuentas familiares que reposan en algún banco europeo. Porque fue ese un discurso cuya principal cualidad es ser olvidable.

No voy a analizarlo en toda su extensión pues es más relleno que sustancia, pero hay que destacar un que otro desatino que allí aparece. Algunos rayan en el delirio, como pedir libertad para Puerto Rico (¿?), o compensación a los países caribeños por la esclavitud (¿?); otros son predecibles, como el alineamiento con Venezuela y Ecuador, o las Malvinas para Argentina. También le guiño un ojito a Rusia-Putin, otro al ayatollah, y puso una cereza en su atolondrado pastel diciendo que espera que el pueblo sirio pueda resolver por sí mismo sus diferencias, sin injerencia externa. O sea, más o menos lo que está haciendo el ISIS.

Pero lo mejor del discurso es sin duda la lista de entuertos a desfacer por parte de alguna administración norteamericana (y parece que Obama está en buena disposición) para que se normalicen las relaciones –no entre el desgobierno y los desgobernados, porque se sabe que allá en Cuba son todos felices– sino entre Cuba y su enemigo imprescindible, los Estados Unidos.

Dice entonces el general heredero que “ahora se inicia un largo y complejo proceso hacia la normalización de las relaciones que se alcanzará cuando se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba; se devuelva a nuestro país el territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo; cesen las transmisiones radiales y televisivas y los programas de subversión y desestabilización contra Cuba, y se compense a nuestro pueblo por los daños humanos y económicos que aún sufre”.

Recuerda tanto este hombre y su cantinela a la fábula del rey que apila obstáculo tras obstáculo al pretendiente de su hija, sólo que el general no es un monarca pintoresco sino un viejo aburrido.

En la recta final del alegato, pues aparece la mención inevitable al hermano, seguida de la parte más graciosa de la intervención, cuando el hombrecillo ofrece sus buenos oficios y dice que “podrá contar siempre la comunidad internacional con la sincera voz de Cuba frente a la injusticia, la desigualdad, el subdesarrollo, la discriminación y la manipulación; y por el establecimiento de un orden internacional más justo y equitativo, en cuyo centro se ubique, realmente, el ser humano, su dignidad y bienestar”.

Hay que tener la cara dura en serio.

De todo ese bodrio lo que se puede sacar en claro es que la pausa es la vocación del desgobierno. A no ser que Obama decida unilateralmente terminar por obviar todo lo repudiable y despreciable que son ese hombre, su hermano, su familia, su dictadura y sus acólitos, y le cumpla entonces cada exigencia con la diligencia de amante desesperado. Será más de lo mismo pues el general no va a ceder un ápice en aperturas políticas ni los cubanos harán nada para que esto suceda.

En fin, otro discurso inútil.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Lágrima al viento

Alexis Rosendo Fernández

                    Lirio que emprendes tus angustias, desgarrando la mañana acumulada de empeños. Hermanos somos por la suave brisa, veril del crepúsculo,

0 comentario Leer más
  Nicanor Parra

Últimos brindis

Nicanor Parra

                  Lo queramos o no Sólo tenemos tres alternativas: El ayer, el presente y el mañana. Y ni siquiera tres Porque como

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami