Neo Club Press Miami FL

Razones del espíritu: Ojos de Godo Rojo

Razones del espíritu: Ojos de Godo Rojo

Febrero 25
09:36 2012

Ya acostumbrados a la escritura vibrante de Manuel Gayol Mecías, esta nueva entrega de su saga “Crónicas Marjianas”, Ojos de Godo Rojo (Neo Club Ediciones, Miami, 2012), sorprende sin embargo, e incluso contagia. Aquí seguimos el recorrido vindicativo del Estudiante por los túneles de una Habana presta a sepultar la nación a favor de su clase gobernante, y que pone al lector tras sus pasos con la persistencia incorregible de un corredor de fondo.

Porque en Ojos de Godo rojo la atmósfera sobrecogedora que supuestamente ralentiza la historia ni por un minuto consigue atenuar el ritmo trepidante de la narración, ni la audacia de los conceptos, ni la ambición que late en el pecho del Estudiante.Quien no se atreve nada puede, es su filosofía. Quien no arriesga es un muñeco en manos del pasado (este hoy es el mañana que ayer te preocupaba, y ya pasó). Así, Joel Merlín (El Estudiante) se alza como una metáfora de la transparencia frente a la oscuridad, de la temeridad visionaria frente al hipócrita nacionalismo de Rojogodo, dirigente mediocre entre cuyas habilidades figura la de manipular las mentes débiles.

Quienes leyeron La noche del Gran Godo, la excepcional serie de relatos de Gayol que precede a este libro, recordarán la pieza final que le da título y donde “Godofredo el Rojo, flor maligna de las encrucijadas”, es ya un dirigente “tronado” rodando bufonescamente su ebriedad por el carnaval habanero. En Ojos de Godo rojo, por el contrario, conserva aún toda su influencia y puede hacer mucho daño.

El final sinfónico y elocuente de esta novela ilumina la historia de punta a cabo, justificando el periplo de Joel Merlín por los túneles de la empresa fantasma, hasta encontrarse con el Gran Godo y des-poseer a Yoli, su secretaria. Razones del corazón que subyacen en la escritura meticulosa, en crescendo poético, de Gayol Mecías, como un regalo de bienvenida. Razones del espíritu, que cuando vuela siempre canta sobre la miseria de los hombres y la banalidad de las cosas.

Para comprar la novela en formato electrónico, clic aquí.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Mucho más que un gusano de seda

José Hugo Fernández

En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami