Neo Club Press Miami FL

Reformas en la granja salvaje

 Lo último
  • Aumentan los asaltos en carreteras cubanas   Los asaltos a mano armada en las carreteras cubanas han aumentado en los últimos meses y las víctimas son, sobre todo, familiares de cubanos residentes en el exterior, informaron...
  • ¿Y de qué murió finalmente?   Murió de viejo, está claro. Ya sé que no murió de hijodeputa (de eso era que vivía). Pero, ¿qué dice el acta de defunción? ¿O es que los faraones...
  • Exilio reacciona a muerte de Fidel Castro   Poco después de que este viernes 25 de noviembre Raúl Castro anunciara por la televisión cubana la muerte de su hermano Fidel Castro, al filo de la medianoche, la...
  • La conga de la vida   Fidel Castro ha muerto. Pero no descansa. Se revuelve en su tumba, en el entusiasmo expectante de los millones de hombres y mujeres que en Cuba, Estados Unidos y...
  • La historia no lo absolverá   Fidel Castro ha muerto. ¿Qué leyenda de 10 palabras hay que poner en su lápida? “Aquí yacen los restos de un infatigable revolucionario-internacionalista nacido en Cuba”. Me niego a...

Reformas en la granja salvaje

Reformas en la granja salvaje
septiembre 14
10:37 2016

 

El opositor cubano Guillermo Fariñas acaba de finalizar una huelga de hambre de 54 días exigiendo, entre otras cosas, que se deje de golpear impunemente en la Isla. La inició, precisamente, tras recibir una paliza a manos de agentes de la Seguridad del Estado y policías en su natal Santa Clara. La violencia “revolucionaria” arrecia en la mayor de las Antillas recordándonos la naturaleza de las reformas indirectamente apuntaladas por Barack Obama: abusar más y mejor de una población y de una disidencia que ya ni siquiera encuentra apoyo moral en Estados Unidos.

En Cuba no se estructuran espontáneamente los llamados “actos de repudio”, o golpizas a opositores. Son convocados, organizados y a menudo financiados por el castrismo institucional, que provee a sus cabecillas con meriendas, transporte, bebidas alcohólicas, etc. Si, como alega con frecuencia la nomenclatura insular, son representantes del “pueblo enardecido” los que hostigan a la oposición, ¿por qué entonces las autoridades no los detienen y les levantan cargos por escándalo público y agresión gratuita?

Cabe preguntarse además: ¿en qué país del mundo civilizado una parte de la ciudadanía puede agredir a la otra sistemáticamente, en plena vía pública, sin que intervengan los agentes del orden —estando, como siempre están en la Isla, presentes en la escena de los hechos— para controlar, detener y eventualmente enjuiciar a los agresores?

Cuba es una gigantesca finca donde, paradójicamente, impera la ley de la selva. Los animales de granja —la inmensa mayoría de la población— son acechados por los animales de presa —los grupúsculos extremistas al servicio del castrismo, la propia nomenclatura y sus beneficiarios—, quienes atacan inmediatamente a aquellas ovejas que pierden la “orientación” y se apartan del rebaño. No puede haber ovejas descarriadas en Cuba. Solo ovejas. Solo ganado.

Pero hay que insistir en esto: de los animales de presa y sus ataques no solo es responsable la nomenclatura castrista. También la comunidad internacional defiende activamente el status quo de la granja, ahora más que nunca amparada en el ejemplo de Obama y, cómo no, en el que alegremente le dan los propios exiliados que visitan la Isla y se toman fotos en la Chorrera, al pie de la tenebrosa Cabaña o a lo largo del ancho y ya ajeno muro del malecón.

Que ya vienen las reformas. Que si se anulará el sistema de doble moneda que segrega a la mayoría de la población. Que si los ciudadanos cubanos en el exterior ya no tendrán que pedir una visa para entrar al país donde nacieron. Que si eliminarán la cartilla de racionamiento o se podrá vender el panteón familiar del cementerio de Colón. Que si uno, trabajando más y mejor, podrá comprarse un cepillo de dientes y evitar, convenientemente callado, que las turbas paramilitares lo golpeen en la vía pública.

Ahora que ya se cumplen dos años de restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos; que Raúl Castro le pide, ansioso, petróleo a Vladimir Putin; que las redes especulan sobre la mecánica organizacional de las palizas a quienes disienten, cabe preguntarse si las medidas llamadas a transformar “estructuralmente” el sistema no vuelven en realidad sobre los viejos esquemas, y consignas, al uso: “La calle es de los revolucionarios”, “la universidad es de los revolucionarios”, el pan es por la libreta y los palos por la libre.

“Gracias, Fidel”. Gracias, Obama.

http://ilrbblog.blogspot.com/

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami