Neo Club Press Miami FL

Reformas en la granja salvaje

 Lo último
  • Para en verdad alterar el ‘orden público’ El siguiente trabajo había sido desechado por mí desde más o menos finales julio, principios de agosto. Formaba parte de un tipo de periodismo a lo Enrique de la Osa...
  • El castrismo o el dulce veneno de la araña No pocos se preguntan cómo es posible que el castrismo, a pesar de ser un sistema dictatorial, responsable de la peor y más larga crisis económica, política y social sufrida...
  • Cuba, la impunidad del terrorismo de Estado En La Habana han dejado sordos y medio sordos a varios funcionarios estadounidenses y sus familiares. Fue a finales de 2016 cuando los diplomáticos de servicio en Cuba comenzaron a...
  • Fiscal Ortega involucra a Maduro en escándalo de Odebrecht La fiscal general venezolana Luisa Ortega, destituida el pasado 5 de agosto por una Asamblea Constituyente ilegítima (anticonstitucional), escapó a Aruba esta madrugada, a bordo de una lancha rápida que...
  • Trump podría intervenir en Venezuela El presidente de Estados Unidos, Donald, Trump, declaró este viernes desde su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey) que su administración no descarta una “opción militar” en Venezuela. Las...

Reformas en la granja salvaje

Reformas en la granja salvaje
septiembre 14
10:37 2016

 

El opositor cubano Guillermo Fariñas acaba de finalizar una huelga de hambre de 54 días exigiendo, entre otras cosas, que se deje de golpear impunemente en la Isla. La inició, precisamente, tras recibir una paliza a manos de agentes de la Seguridad del Estado y policías en su natal Santa Clara. La violencia “revolucionaria” arrecia en la mayor de las Antillas recordándonos la naturaleza de las reformas indirectamente apuntaladas por Barack Obama: abusar más y mejor de una población y de una disidencia que ya ni siquiera encuentra apoyo moral en Estados Unidos.

En Cuba no se estructuran espontáneamente los llamados “actos de repudio”, o golpizas a opositores. Son convocados, organizados y a menudo financiados por el castrismo institucional, que provee a sus cabecillas con meriendas, transporte, bebidas alcohólicas, etc. Si, como alega con frecuencia la nomenclatura insular, son representantes del “pueblo enardecido” los que hostigan a la oposición, ¿por qué entonces las autoridades no los detienen y les levantan cargos por escándalo público y agresión gratuita?

Cabe preguntarse además: ¿en qué país del mundo civilizado una parte de la ciudadanía puede agredir a la otra sistemáticamente, en plena vía pública, sin que intervengan los agentes del orden —estando, como siempre están en la Isla, presentes en la escena de los hechos— para controlar, detener y eventualmente enjuiciar a los agresores?

Cuba es una gigantesca finca donde, paradójicamente, impera la ley de la selva. Los animales de granja —la inmensa mayoría de la población— son acechados por los animales de presa —los grupúsculos extremistas al servicio del castrismo, la propia nomenclatura y sus beneficiarios—, quienes atacan inmediatamente a aquellas ovejas que pierden la “orientación” y se apartan del rebaño. No puede haber ovejas descarriadas en Cuba. Solo ovejas. Solo ganado.

Pero hay que insistir en esto: de los animales de presa y sus ataques no solo es responsable la nomenclatura castrista. También la comunidad internacional defiende activamente el status quo de la granja, ahora más que nunca amparada en el ejemplo de Obama y, cómo no, en el que alegremente le dan los propios exiliados que visitan la Isla y se toman fotos en la Chorrera, al pie de la tenebrosa Cabaña o a lo largo del ancho y ya ajeno muro del malecón.

Que ya vienen las reformas. Que si se anulará el sistema de doble moneda que segrega a la mayoría de la población. Que si los ciudadanos cubanos en el exterior ya no tendrán que pedir una visa para entrar al país donde nacieron. Que si eliminarán la cartilla de racionamiento o se podrá vender el panteón familiar del cementerio de Colón. Que si uno, trabajando más y mejor, podrá comprarse un cepillo de dientes y evitar, convenientemente callado, que las turbas paramilitares lo golpeen en la vía pública.

Ahora que ya se cumplen dos años de restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos; que Raúl Castro le pide, ansioso, petróleo a Vladimir Putin; que las redes especulan sobre la mecánica organizacional de las palizas a quienes disienten, cabe preguntarse si las medidas llamadas a transformar “estructuralmente” el sistema no vuelven en realidad sobre los viejos esquemas, y consignas, al uso: “La calle es de los revolucionarios”, “la universidad es de los revolucionarios”, el pan es por la libreta y los palos por la libre.

“Gracias, Fidel”. Gracias, Obama.

http://ilrbblog.blogspot.com/

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami