Neo Club Press Miami FL

El ego y la falsa dignidad

El ego y la falsa dignidad

enero 26
17:30 2013

El ego es el problema pero por eso mismo hurta el cuerpo, no se deja culpabilizar. Y se preguntarán los astutos, los pícaros, los “mentalistas”, los cabrones de manual (es decir, los que se creen cabrones y se las saben todas): “¿Que me deshaga del ego? ¿Me piden que afronte desarmado, inocente como un niño, los golpes bajos de la vida? ¿Acaso pretenden que me hagan polvo?”.

Nada ni nadie puede hacernos polvo porque nada ni nadie puede dañar el espíritu independiente del ego. De lo que se trata no es de ir desarmados por la vida, sino de afrontar con humor, lúdicamente, incluso con curiosidad, esos “golpes bajos” que lo son sobre todo por el espíritu con que los enfrentamos: un espíritu de solemnidad, soberbia y rigidez (de falsa dignidad) que es el que en realidad opera el daño.  El daño (o el mal, si se prefiere) está ahí, no es que no exista, no es que no pretenda herirnos o aniquilarnos, pero sólo se vuelve realmente peligroso cuando nuestro ego esclavista (esclavista de nosotros mismos) le sirve de vehículo. Cuando la demagogia de la falsa dignidad y el resentimiento actúa como paliativo sicológico .

Por eso los acartonados, los camuflados, los soberbios, los solemnes –el discurso solemne del castrismo, su “dignidad” herida, no son más que formas de camuflaje en la tarima de la demagogia egotista–, los que se mienten a sí mismos inventándose un Personaje que en realidad no pueden habitar con alegría, son los que más sufren, incapaces de detectar el tremendo poder liberador latente en la felicidad de la inocencia, de lo genuinamente interior. Latente en el juego del niño, o la niña, frente al mar. A fin de cuentas, decía Chaplin, todo no es más que un chiste.

Etiquetas
ego
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más