Neo Club Press Miami FL

Revolución dentro de la revolución: La revolución francesa

Revolución dentro de la revolución: La revolución francesa

junio 21
06:55 2010

Hay quien culpa a los jugadores franceses de la debacle generada por la selección en esta Copa del Mundo. Por el escándalo (se negaron a entrenar este domingo tras la expulsión del delantero Nicolas Anelka, quien llamó hijo de puta al técnico Raymond Domenech). Cuando en realidad escandalosa es la burocracia gala, su estructura, sus funcionarios. Francia ha protagonizado un show digno de país tercermundista. Y la culpa no debiera recaer sobre los futbolistas sino sobre quienes, a sabiendas de que Domenech era rechazado por casi todo el mundo del fútbol desde hace 35f96a88-3a93-4c4c-a281-fa65090383a1años –por buena parte de la selección francesa, que es a fin de cuentas lo que cuenta—, que el ambiente a su alrededor estaba más que enrarecido y poniendo en perspectiva sus pobres resultados de cara a la cita mundialista, se empeñaron en mantenerlo en el puesto. La culpa es de la Federación Francesa de Fútbol en primera instancia. También de la ministra de Deportes, Roselyne Bachelot, particularmente corta de miras y quien este sábado, “sorpresivamente”, rompió la cadena por el eslabón más débil.

Porque la revolución francesa, desatada por sus jugadores este fin de semana, no es más que una revolución dentro de la revolución burocrática que ha hecho posible que un inepto del recorrido de Domenech continúe, tras su enésimo tropiezo, al frente de la selección. La culpa es de un Estado cuyo imaginario socialista genera considerables dosis de miopía y soberbia. Años han tenido para mover ficha. ¿Será posible que no hayan hallado un entrenador decente, capaz de llevar las riendas de la selección, en un país tan grande y viejo como Francia?

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami