Neo Club Press Miami FL

Robertico Carcassés, los cinco policías y el mono

Robertico Carcassés, los cinco policías y el mono

Robertico Carcassés, los cinco policías y el  mono
septiembre 16
22:06 2013

Robertico Carcassés ha respondido en carta pública desde su muro de Facebook a quienes esperaban ansiosos una señal de humo –nunca mejor dicho– tras su valiente intervención del jueves pasado en la llamada “Tribuna Antiimperialista” del malecón de La Habana, pidiendo elecciones directas a la presidencia de la República y libertad de expresión. Entre otras cosas, en el texto el músico asegura que, según su intuición, “si alguien se expresaba de forma diferente (el jueves mencionado), muchos medios de comunicación que han silenciado la causa de los 5 se harían eco de la noticia y esto ayudaría a que se conociera más del caso”.

Independientemente del sentido del humor, o la ironía, o la sinceridad de Robertico, cabe aclarar que los “cinco héroes” son en realidad cinco policías ideológicos, incluso relacionados con el asesinato en el aire de civiles indefensos. Sin embargo, en mi opinión, creo que se impone aplaudir la valentía del músico, que ha dicho donde había que decir lo que tanta gente piensa y calla en Cuba. El día que los cubanos reclamen en voz alta sus derechos como ha hecho él, con independencia de si quieren o no la liberación de Los Cinco Policías del Pensamiento –hasta esos tienen vida y familia–, habrá terminado la pesadilla del castrismo en el poder. Por eso lo suspenden y por eso le temen como el diablo a la cruz.

Esto, claro, conlleva un análisis relacionado. ¿Por qué pedir firmas para apoyar que Robertico no sea suspendido tras su catarsis del jueves y pueda seguir tocando en los sitios oficiales en Cuba si en definitiva, como exiliados, defendemos la independencia individual frente a la maquinaria estatal y su poder de chantaje? Pues precisamente porque ello establecería un precedente liberador. Enseñaría a los oportunistas, a los tímidos y hasta a los “revolucionarios” que se puede ir más allá del silencio aquiescente, las críticas de pasillo o los paripés necrológicos. Enseñaría que se puede decir alto y claro y en el sitio preciso lo que Robertico ha dicho, pero ya con alguna posibilidad de no perder el empleo o ser censurado o ninguneado. Hay que empezar a jugar con el mono si en verdad se quieren romper las cadenas. Todos no podemos estar de acuerdo en todo, ni todo el tiempo.

Por ahora, como modesto integrante del exilio, que Robertico hable de “la manipulación del poder cubanoamericano” me resbala olímpicamente. En tierras de libertad podemos darnos el lujo de ser generosos. Lo importante, en este importante momento, es que él tuvo la valentía de cantar claro en la boca del lobo. Y sí, seguro, ojalá que liberen a su María.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más