Neo Club Press Miami FL

Roberto González Echevarría y la moderación extremista

Roberto González Echevarría y la moderación extremista

Roberto González Echevarría y la moderación extremista
Septiembre 25
15:16 2014

 

El extremismo se expresa de muy diversas maneras. Y el extremismo de la moderación resulta uno de los peores. Es lo que sucede en el caso de la llamada “intelectualidad” cubana (casi siempre entrecomillo porque esta supuesta “intelectualidad” obedece a sus emociones e intereses egotistas más que a su pensamiento o su intelecto). Cuando se recrean escenarios tan esperpénticos como medir con el mismo rasero a víctimas y victimarios, intentando colar el supuesto –es solo un ejemplo entre muchos— de que los reconocimientos culturales en Cuba son legítimos, estamos ante un caso de moderación extremista.

Los reconocimientos culturales en Cuba –premios, homenajes, etcétera–, no lo olvidemos, se otorgan bajo supervisión y con la autorización expresa de militares, y de militares con las manos manchadas de sangre (los reconocimientos “importantes” al menos). Claro que, paradójicamente, cuando un extremista de la moderación lee esto de “manos manchadas de sangre” inmediatamente acusa a quien lo escribe de extremista. Tal vez porque se trata de todo lo contrario: Extremismo es despreciar o desconocer, en función de una construcción intelectual, el dolor y la situación concreta de las víctimas. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Porque los muertos, los encarcelados y los torturados por razones ideológicas en Cuba en estos últimos 57 años suman cientos de miles. No fueron, o no son, de cartón tabla, ni un “invento” de la CIA o del Departamento de Estado.

En este sentido, aceptar reconocimientos financiados y supervisados por una dictadura totalitaria como la castrista, con millones de muertos, familias divididas y ciudadanos desterrados sobre su conciencia –lo de conciencia es un decir–, y que sigue matando y provocando miseria y sufrimiento, constituye también, entre otras cosas, un extremismo. Extremista –-pongo otro ejemplo— es el académico Roberto González Echevarría, que acaba de aceptar el Premio de la Crítica 2013 otorgado por el Instituto Cubano del Libro, dependencia del Ministerio de Cultura, dependencia del régimen de Raúl Castro, dependencia de la muerte y el terror. A fin de cuentas, lo de menos es si Miguel Barnet, actual presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de la Fundación Fernando Ortiz, influyó para que le fuera entregado el galardón a Echevarría a cambio de favores anteriores –basta leer este artículo para que se entienda que no estoy lanzando pétalos de adormidera al aire–, o si la obra del premiado es realmente de envergadura más allá de los reconocimientos obtenidos fuera de Cuba (ya sabemos con qué eficacia funciona el tráfico de influencias en el mundillo de estos supuestos “pensadores”).

La moderación extremista, o enfermiza, que caracteriza a un amplio sector de la “intelectualidad” cubana, tanto de dentro como de afuera, es uno de los elementos fundamentales que explican la permanencia en el poder, durante más de medio siglo, de un régimen genocida como el vigente en Cuba. Esta moderación extremista constituye una de las principales lanzas del llamado “intercambio cultural”, ese que le pone alfombra roja al neocastrismo a las puertas.  No nos engañemos más.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami