Neo Club Press Miami FL

Rodando se encuentran: Rolling Stones en La Habana

 Lo último
  • María Antonieta en Diego’s Andalucía María Antonieta Fernández, la legendaria vedette cubana, es una de las luminarias de la canción que ahora mismo enriquecen las noches de Miami. Recientemente, tuve el privilegio de conocerla personalmente...
  • El burro y la flauta Hace algo más de veinte años, José Luis Cortés, El Tosco, me contaba en La Habana que por haber cometido una indisciplina, lo bajaron del avión en que se disponía...
  • A propósito de Pilgrim Souvenir   Este disco de AdriáNomada es un perfecto antídoto para una época tan necia como la presente, caracterizada por la búsqueda del rendimiento inmediato y las angustias cortoplacistas del voluble...
  • La piel de Michael Jackson   Ocurrió el 27 de enero de 1984. Michael Jackson filmaba un comercial para Pepsi Cola en el Shrine Auditorium de Los Ángeles cuando, durante la sexta toma del rodaje,...
  • La llave, el reguetón y la carroña   Hay una enorme disparidad numérica entre los que ahora reclaman enardecidos que le quiten las Llaves de Miami al dúo Gente de Zona y los que no dijeron nada...

Rodando se encuentran: Rolling Stones en La Habana

Rolling Stones

Rodando se encuentran: Rolling Stones en La Habana
marzo 17
13:01 2016

 

A punto de darle la bienvenida a los Rolling Stones, La Habana se pone una de sus tantas máscaras para agradar a los clásicos que tanto censuró. Los especímenes del Jurásico y sus clones no pueden creer tanta dicha: el inglés ha dejado de ser el idioma del Imperio Brutal para convertirse en la universal lengua de Shakespeare.

Primero, la desinformación oficial divulgó el concierto de “los Rolling” en el Estadio Latinoamericano. Ahora precisa que será en la Ciudad Deportiva. En ambos lugares no hay capacidad para el cubano más que habanero, amante de la farándula aunque sepa menos inglé que Vito Manué.

La cita con los Rolling Stones durará poco más de dos horas y la entrada será gratuita. No se especifica si las invitaciones al personal intachable, pero a la vez deseoso de apreciar de cerca a la emblemática banda, ocuparán buena parte del Coliseo en la noche del 25 de marzo, como cierre de la Semana de la Música Británica.

Aún recuerdan algunos la marginalidad o la represión a que fueron sometidos los más irreverentes, al atreverse a salir a las calles de la Cuba de los sesenta con melenas y jeans ajustados para lucir hippies a lo cubano. La cacería a estos jóvenes tuvo en la actriz de origen hispano Ana Lasalle una de sus principales líderes, y lo peor fue que contó con seguidores.

Los más pacientes se conformaban con esperar a las vacaciones de verano para dejarse crecer el cabello y broncearse con pocas ropas, como buenos amantes de la libertad que tanto se aprecia cuando se está entre quienes no sufren prejuicios.

Playas habaneras como Santa María, al este, y el club conocido como “El Patricio”, al oeste, fueron testigos del desenfreno de los jóvenes que solo querían cantar y bailar las canciones que pocos padres dejaban disfrutar por la WQAM, siempre con el cuidado de que los vecinos no estuvieran al tanto, cuando los chivatones se enseñoreaban en las barriadas.

Tener buen gusto y sentir afición por la música que solo se encontraba por frecuencias como la 560 o la 710, así como a través de discos sencillos, de larga duración o placas, era un crimen para los que ahora se preparan a agasajar a los Rolling Stones, en tiempos en que los chicos de Liverpool eran vistos como demonios. ¿Cuándo se atrevieron los Nuevos Modeladores –entiéndase seguidores del Nuevo Modelo Económico– a alabar a Los Chicos Malos del Rock?

No todos festejarán en la Ciudad Deportiva el próximo 25. Unos porque el rencor no les deja olvidar viejos tiempos y otros porque no pertenecen al séquito y mucho menos quieren servir de focas amaestradas (es posible que por aquello de que el que aplaude por adulón en Cuba no recibe pescado sino pollo, bien reducido y congelado).

Los habrá, no obstante, que se sentirán de plácemes con ver a la élite seleccionada bajarse de sus autos. Se enterarán quizás de que los más achacosos no pudieron bailar al compás de Jumping Jack Flash o Paint it Black; los mismos que ordenarán a las Satánicas Majestades, a modo de sugerencia, que no interpreten Sister Morphine… vaya, que la sustituyan por Angie o Lady Jane.

Nada, que en esta ciudad donde todo puede suceder, las rocas y los cara duras rodando se encuentran.

Sobre el autor

Aimée Cabrera

Aimée Cabrera

Aimée de las Mercedes Cabrera es licenciada en Educación. En mayo de 2000 comenzó su labor como periodista independiente en Cuba, en la agencia Habana Press. Ha colaborado en diversos medios de prensa, como Cubanet, Misceláneas de Cuba y Primavera Digital. Su especialidad son los temas laborales. Actualmente reside en La Habana.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami