Neo Club Press Miami FL

Rodolfo González-Almaguer, 10 definiciones

Rodolfo González-Almaguer, 10 definiciones

Rodolfo González-Almaguer, 10 definiciones
junio 25
20:00 2015

La definición constituye, en sí misma, un retrato de quien define. En su esencia primordial, revela la personalidad de quien la emite con una fidelidad casi fotográfica. De manera que en esta serie de entrevistas que proponemos a nuestros lectores, intentamos definir a nuestros entrevistados a través de sus definiciones.

En esta ocasión nos responde gentilmente el periodista y empresario Rodolfo González-Almaguer:

1. Defíname, por favor, qué es para usted Cuba

Continua siendo, lamentablemente, “en el grado más alto y profundo/ la belleza del físico mundo/ los horrores del mundo moral”, como dijo una vez el poeta Jose María Heredia. Aunque a estas alturas del partido ya tiene muy poco de bella. Basta con ver algunas fotos de La Habana actual: hay zonas que parecen bombardeadas durante la Segunda Guerra Mundial. Y sigue siendo para mí un cabrón mal sueño. Nunca pensé que el daño en mi subconsciente iba ser tan feroz: todavía hoy, tantos años después de haberme largado de la isla, mis únicas pesadillas son con Cuba y siempre resultan las mismas. En el sueño yo no puedo huir de La Habana a pesar de intentarlo una y otra vez. Allí no quiero regresar nunca más. Ni siquiera sin los Castros y sus herederos. Hay un pasaje del Cementerio de las naranjas amargas, una novela de Josef Winkler, el escritor austriaco, que reproduce al dedillo lo que siento. Me hubiera gustado escribirlo. Sólo que donde aparece Carintia habría puesto Cuba. El fragmento de Winkler dice así: “Si supiera que tengo una enfermedad mortal e voy a morir en unas semanas, iría en barco a la isla de Stromboli y me arrojaría al volcán, porque a mi tierra natal no quiero dejarle ni siquiera mi cadáver”.

2. Estados Unidos

Para mí es una suerte de país milagro. Y lo digo en sentido doble: primero porque es el único sitio donde me he sentido persona, y si no fuera por lo prostituido del término diría que también feliz. Amo a Estados Unidos a pesar de sus defectos y problemas. E igualmente lo afirmo en el sentido de su supervivencia como proyecto político y nación. Es un auténtico milagro que Estados Unidos haya perdurado a pesar de tantos enemigos. Sobre todo enemigos internos. Para mí es un enigma. A esta nación la llevan años socavando y sin embargo se ha mantenido. La debilitan antagonistas de afuera y sus aliados domésticos, que son muchos y poderosos. La quieren alejar de los llamados Padres Fundadores porque conocen que ahí está el secreto de su grandeza. Siempre se habla de las dos Españas. Yo creo que hay también dos Estados Unidos. Esta nación esconde un segmento con vocación autodestructiva que si no lo atajan a tiempo esta vez terminará haciendo polvo o, en el mejor de los casos, fragmentando, al país.

3. Estar en forma

Sospecho que ya lo sugirió muy bien Mario Benedetti, un señor que merece ser rechazado en lo político pero que en lo tocante a este asunto parece haber dado en el clavo: “tan bueno y tan sabroso como tener salud”, dijo él. Pero desde luego el concepto de estar en forma física o mentalmente siempre depende de cada persona. Para algunos se alcanza mediantes largas caminatas o visitando gimnasios. En mi caso, unos 20 minutos de qi gong matutino me hacen sentir en el nirvana. También me transforma positivamente recorrer un parque o deambular por un bosque. Y para un escritor, si quiere estar forma a la hora de ejercitar su arte, supongo que debería imponerse practicar la escritura cada jornada. Tiene que “calentar el brazo” al estilo de los pitchers, como hubiera dicho otro novelista que tampoco es santo de mi devoción.

4. La libertad

Ahora sé que fue el verdadero anhelo de mi juventud. Todo cuanto hice –y ahora comprendo que muchas veces sin estar consciente de ello– siempre estuvo encaminado a esa conquista. Todo el tiempo palpitó en mí ese sueño. Y también he descubierto que la mayoría de mis problemas (incluso los más íntimos y triviales), y el desasosiego, la amargura y la frustración que siempre me acompañaron dentro de Cuba, se produjeron o tuvieron su origen en que carecía de libertad y posibilidad de opciones. A riesgo de “magnificar lo obvio”, creo que el tema de la libertad, al menos en mi caso, trasciende incluso el aspecto político. Es mucho más: La libertad para mí fue una especie de curación psicológica. Un mejunje maravilloso. Por ejemplo, no pude llegar a conocerme a mí mismo (en la medida en que lo puede hacer un ser humano) hasta que no tuve un espacio de libertad. No pude curar mis viejas heridas personales hasta que no conquisté ese momento libre. Por eso ahora puedo entender mejor lo que Don Quijote le dijo a su escudero: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los Cielos (…) por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.

5. Aquello a lo que nunca dice que no

A una paella y a un buen té verde. A placer de la gula en general, saborear un vino, charlar con los amigos. Y al silencio del amanecer, contemplando la maravilla de estar vivo y el misterio que acaba de empezar.

6. El calentamiento global

Otro invento de la mal llamada izquierda (ya sabemos que es fascismo puro y duro) para seguir viviendo del cuento. No dudo que hay que amar la naturaleza (en el sentido taoísta) y cuidar obviamente del entorno, pero sin la carga política que ahora lleva ímplícita la temática. ¿ Has visto alguna vez mencionar las destrucción de los bosques cubanos en la década del 60? Castro ordenó dinamitar robles centenarios, árboles que habían cobijado a los mambises, para sembrar pangola, caña y la madre de los tomates. Nadie dijo nada entonces ni tampoco ahora. El día que los “ecologistas” de la izquierda hablen del “asuntito”, del ecocidio cubano, tal vez podría comenzar a respetarles.

7. La corbata

Es casi como si me hablaran de los sombreros de pajillas que usaban los cubanos en los años 30 del pasado siglo, esos que se ven en los documentales sobre la caída del presidente Machado. Para mí la corbata es una desconocida con la que ahora debo “bregar”, como dicen los boricuas. Y se explica: a mi generación le impusieron los odiosos “zafaris” y luego las guayaberas. Los jerifaltes del castrismo consideraban a la corbata una prenda burquesa.

8. La comida rápida

Un sacrilegio con el cual he transigido alguna vez. Y no lo digo porque ahora permanezca a la cabeza de una fundación cuyo propósito es difundir las bondades de la dieta mediterránea. Comer debería ser mucho más que zamparse una hamburquesa a 100 dentelladas por segundo. Alimentarse es también un rito, tiene cierta dosis de magia y poesía. Y decide nuestra salud. No se puede “tirar a mondongo” como decían en mi natal Victoria de Las Tunas. Resulta imperdonable que no hagamos un alto, que no nos detengamos un instante para poder disfrutar una comida sana y sabrosa en compañía de personas agradables. Ya lo dijeron los chinos hace miles de años: “Que la comida sea tu medicina y que tu medicina sea la comida”.

9. Un selfie

Una gran exaltación del ego. Del exhibicionismo desmesurado. Y una manifestación más de la “civilización del espectáculo” que menciona Vargas Llosa. Pero puestos a escoger, y teniendo en cuenta los graves peligros que implican los egos desatados en otros menesteres, un selfie tal vez sea algo ingenuo. Inocuo. Probablemente podría funcionar como un antídoto para domeñar los individualismos elevados al cuadrado, para hacer drenar el “yo y aquí no hay más nadie”. Si es así, pues no hay mal que por bien no venga. Que sigan las personas obsesionadas con los selfies.

10. El año 2015

Un momento importante para Paella for the World, la pequeña institución que dirigo. Este año efectuaremos la segunda edición del New Jersey Paella Fest, estaremos formando parte de las celebraciones por el 450 aniversario de la fundación de San Agustín (Florida) y además acogeremos aquí, en New Jersey, la semifinal para Estados Unidos del Concurso Internacional de Paellas Valencianas de Sueca (España), el certamen de paellas más viejo y prestigioso del mundo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Neo Club Press

Neo Club Press

Neo Club Press, creado en diciembre de 2010 y con sede en Miami, Estados Unidos, es un portal de la compañía de servicios Neo Club LLC. Enfocado fundamentalmente en la distribución de noticias, artículos, literatura, arte y productos audiovisuales, el portal sirve de caja de resonancia a la creación independiente y privilegia una política editorial inclusiva y un periodismo interactivo que protagonizan las redes sociales.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Nueva Serie de América TeVé y Lilo Vilaplana: ‘Leyendas del Exilio’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

2 comentarios Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami