Neo Club Press Miami FL

Rubio, Cruz y el secreto de los cubanos en Estados Unidos

 Lo último

Rubio, Cruz y el secreto de los cubanos en Estados Unidos

Marco Rubio y Ted Cruz

Rubio, Cruz y el secreto de los cubanos en Estados Unidos
febrero 02
06:29 2016

 

Cuba necesita una combinación de dos factores para despegar hacia el desarrollo: libertad económica y una profunda regeneración cultural. Con el primer factor no basta y el segundo será altamente improbable mientras sigamos creyendo que los cubanos somos la octava maravilla del mundo y que el castrismo es el padre de todos los problemas de la cubanidad (cuando es exactamente al revés: el castrismo es el hijo, un producto sumario de esos problemas).

Ahora, en Estados Unidos, muchos compatriotas manejan los ejemplos de Marco Rubio y Ted Cruz como prueba de la supuesta superioridad cubana cuando en realidad ellos solo demuestran que únicamente despojándose de los rezagos culturales de origen e insertándose profundamente en una cultura exitosa como la anglosajona, han podido llegar a donde han llegado.

En contra de esto se podría esgrimir la pregunta de que, si es así, por qué entonces, porcentualmente, los descendientes de cubanos son más exitosos en la política norteamericana que los de otras minorías latinas más numerosas que también llevan décadas residiendo en Estados Unidos. Pues muy simple: Porque los cubanos que llegaron en masa en los tempranos sesenta, los padres de los Rubio y los Cruz, pertenecían al segmento minoritario y triunfador de la sociedad insular que en aquel entonces precisamente más puntos de contacto tenía con la cultura estadounidense; el segmento más culto, profesional, emprendedor y cosmopolita al que para colmo esperaba una jugosa Ley de Ajuste Cubano (o sus variables aproximadas) que los otros latinos no tuvieron.

Es lo que está ocurriendo ahora con el exilio venezolano, llega a Norteamérica el segmento social más preparado, profesional y cosmopolita, pero que no ha pasado históricamente con minorías latinas como la mexicana o las centroamericanas en general, que procedían y proceden –sin que esto suene peyorativo– de segmentos menos emprendedores e instruidos. Minorías que han venido a Estados Unidos a recoger tomates a partir de un currículo y de una tradición de eso mismo, de recolección de tomates.

Otro dato importante y por el cual, por cierto, las nuevas oleadas de cubanos tienen desventaja para progresar en Estados Unidos respecto a sus compatriotas de los tempranos años sesenta, es que ahora se puede viajar e interactuar fácilmente con Cuba, y se hace incluso al punto de la fanfarria. Inversamente, el llamado exilio histórico estuvo libre para crecer y alcanzar el éxito porque el regreso, el intercambio y el turismo a la Isla no existían en su tiempo –entre 1959 y 1980–, o existían en una mínima medida. Cuando vives con un pie aquí y otro allá, con un ojo delante y otro mirando el retrovisor, cuesta mucho progresar. He ahí otro elemento del secreto del triunfo de los primeros exiliados cubanos en Norteamérica.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami