Neo Club Press Miami FL

Sacramento prohibido en Cuba, según la lógica indígena

Sacramento prohibido en Cuba, según la lógica indígena

mayo 08
22:20 2011

1-CusubambaA 3.200 metros de altura. Primero las miradas curiosas de los menores fue pasando a los más veteranos, de menor a mayor. Aunque me llama la atención que en estos lares de páramos, selvas, ciénagas y costas olvidadas, los naturales miran con más discreción y respeto que en algunas urbes que se regocijan de civilizadas y grandes.

Hay grandes ciudades en el mundo donde la gente es muy pequeña, te miran con desagradable desfachatez, de cierta manera violan tu espacio, como si casi nunca hubieran visto nada ni a nadie.

Como si tener cable TV, internet y otras libertades para buscar información actualizada no les valiera de mucho. Como si Hollywood sólo sirviera para limpiarles el culo. Jamás metabolizaron la contracultura de los 60´s, a pesar de estar en el siglo XXI.

Me vi cercado. Soy un forastero que llama doblemente la atención; le parezco raro a la gente, a lo que se me suma lo “ in-ubicable” geográficamente a la vista.

En otro lado de este mundo, recuerdo a aquel anciano bebedor de cerveza, yendo en tren de Postdam a Berlín. El viejo germano de mil andanzas dejó claro su desconcierto (en alemán) pues, a pesar de conocer los pueblos de la Tierra, se declaró incapaz de localizar mi posible origen. Tendrían que haber visto su cara de angustia: _ Scheiße!!!(*).

Sí, parezco raro y además in-ubicable. Los gitanos ibéricos me saludan festivos y los expendedores marroquíes me quieren vender su mierda, es decir, el rico hachís. ¡Pero a mí eso me divierte y me da ventajas!

El pequeño cerco se fue apretando y yo en el centro. El primer día de mi estancia en la comunidad de Cusubamba, provincia de Cotopaxi, Sierra Central del Ecuador, les parecí demasiado serio a los indígenas. Pero al día siguiente decidieron tocarme porque ya estaban relajados conmigo: yo era un tipo que hacía muchos chistes y me encantaba el ron y la cerveza. ¡Cubano! ¡Y eso que no me pillaron devorando hojas de coca!

Gracias a mi modesta experiencia acumulada bregando en comunidades de América Latina, sabía que llega un punto donde dejas de ser un “gringo” para volver a ser cubano (todos los extranjeros son “gringos” aquí, como todos los extranjeros son “yumas” en Cuba y “americanos” en Dominicana). Dejas de ser extranjero aquí si eres cubano, porque te beben ávidos como fuente de inmediatez, embajador o médium del: ¿es verdad lo que se cuenta del sistema cubano?  ¿De qué trata el asunto socialista? ¿Es igual al de…? Se empeñan en que les cuente pormenores de lo que está pasando ahorita en la isla y, sobre todo, si Fidel Castro se murió o no y quién es mejor, ¿el hermano? Entonces sientes el peso de portar un mensaje demasiado grande acerca de una dignidad que se ha pagado demasiado cara. Se me hacen cuatro nudos en la garganta.

¿De qué pueblo vienes?, me preguntan los indios a mí, que desde niño soñé tirar flechas en la selva y andar por los Andes, y ahora estaba allí y aún estoy, con ellos, con los auténticos. Soy de Centro Habana (para abreviar porque, si primero digo de Cuba, de todas formas me preguntan de qué parte).

¿En Cuba está prohibida la religión? Segunda pregunta. Me centro donde siempre, a la defensiva e intento informar, descendiendo y ascendiendo a niveles de conciencia y entendimiento, a los mundos, como chamán en su viaje. Nunca estuvo prohibida la religión en mi país, aunque no se correspondía para nada con un ateísmo militante que tenía una sola creencia, la ciencia. Se daba por sentado en una época que el hombre nuevo no se podía dar el lujo de creer en lo sobrenatural, se veía como blandenguería ideológica y entonces se te podían doblar las patas en el campo de batalla real, como cuando Bahía de Cochinos, y te podía costar la vida a ti y a tus compañeros, etc., etc. Ahora es diferente.

Claro que utilicé un lenguaje simple en todo momento, teniendo en cuenta sus niveles de instrucción y su dificultad para entender mi cubañol.

De los excesos de la época tocantes al tema religioso, preferí no hablar. No sólo por eludir sentirme profesor explicando logaritmos a estudiantes de primaria, sino además porque descubrí que la mayoría de los “no cubanos” que te asedian con preguntas sobre Cuba –y, cuando te das cuenta, has pasado horas– lo hacen bajo la expectativa de querer escuchar sólo lo que desean escuchar, no más. Si te sales con inquietantes nuevas del paraíso, bostezan en tu cara como símbolo de sospecha o sabotaje comunicativo. Y es que algunos no nos perdonan que sepamos más de Cuba que ellos; para esos algunos, que son demasiados, es como perder la erección durante el coito o tener sexo sin orgasmo. Como si fuéramos Prometeos y esperaran les trajéramos la viagra político-revolucionaria. Se sienten incómodos ante un “cubanito” que tiene el power de regular sus éxtasis políticos. ¡De pinga el caso pero comprobado el hecho!

Abrigado de risas, preguntas, bromas y la Sierra, caí en cuenta de hacia dónde me querían llevar aquellos indígenas en su sana celada. La tercera pregunta fue la clave: ¿en Cuba está prohibido el sacramento del matrimonio? No, hermanos, les dije, el asunto es que el porcentaje de parejas casadas por las iglesias mermó demasiado producto de la nueva mentalidad de las primeras décadas en revolución. Pero para que vean, desde una época a la fecha, han ido un poco en aumento las nupcias ante los sacerdocios cristianos. Por supuesto que podemos casarnos en los templos (entre paréntesis pensé: si supieran el relajo que hay con los divorcios, los condones, con los abortos y que los matrimonios gay tal vez estén por venirse; pero bueno, la luna, la luna…).

Y de repente, la bomba: entonces, si el sacramento matrimonial no está prohibido en Cuba, ¿por qué últimamente tantos cubanos y cubanas vienen a casarse con nuestra gente a nuestro país, Ecuador?

behiquealto.com

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más