Neo Club Press Miami FL

Sacrificios

 Lo último
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...

Sacrificios

Sacrificios
febrero 23
17:44 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no era inmortal
en aquel sitio en que el tiempo
es como un carrusel en pausa
corrían los deseos como párvulos
dando gráciles saltos latentes y expansivos
alrededor del círculo fundacional
con esa ligereza de lo aún no creado
eran entes genésicos
puertas entre dos ciclos:
los paisajes pasados con sus imperfecciones
los valles trascendidos por laderas de sangre
los nombres y apellidos de todas las heridas
y las ondas vibrantes en que el amor se pierde
nombrando cada pálpito gestante de las formas
de los nuevos tendones y las nuevas estrellas
un meollo de luces aún no profanado por el ansia de asir.

El poder apreciarlo tan solo unos segundos
fue más raigal que el oro y que estar para siempre.

Aunque el gesto final cerrando el hanamichi
sobre el verbo encontrar ya sin definición
como los eslabones de tantos sentimientos
que hube de recordar para hacerte más vívida
para saber qué fuiste y sentir que no estabas.

En el medio del puente,
pesando en la certeza que es el ser para siempre
entre las estructuras del árbol sentenciado
y los inabarcables destellos de un comienzo
yo regresé a buscarte.

Sobre el autor

Osmel Álvarez Burgos

Osmel Álvarez Burgos

Proyectándose a sí mismo como sujeto embrionario, constructor de heterónimos a materializarse en un “cercano presente”, Osmel Álvarez lleva en sí el germen de un Dj, de un músico electrónico, de un posible escritor o de un activista antirracista en ciernes. Es frecuente polemista de las redes en temas que contraponen el ideario, las ansias y las fobias de diferentes generaciones y destinos migratorios de cubanos, o al menos eso intenta cuando se lo permiten. Ha ejercido de músico en diversas ferias de Frankfurt, la ciudad donde vive en Alemania.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Inhumanidad

Jorge Olivera Castillo

                    Las lágrimas no tienen patria fija su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas el himno un brote de notas

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba