Neo Club Press Miami FL

Sacrificios

 Lo último
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...

Sacrificios

Sacrificios
Febrero 23
17:44 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún no era inmortal
en aquel sitio en que el tiempo
es como un carrusel en pausa
corrían los deseos como párvulos
dando gráciles saltos latentes y expansivos
alrededor del círculo fundacional
con esa ligereza de lo aún no creado
eran entes genésicos
puertas entre dos ciclos:
los paisajes pasados con sus imperfecciones
los valles trascendidos por laderas de sangre
los nombres y apellidos de todas las heridas
y las ondas vibrantes en que el amor se pierde
nombrando cada pálpito gestante de las formas
de los nuevos tendones y las nuevas estrellas
un meollo de luces aún no profanado por el ansia de asir.

El poder apreciarlo tan solo unos segundos
fue más raigal que el oro y que estar para siempre.

Aunque el gesto final cerrando el hanamichi
sobre el verbo encontrar ya sin definición
como los eslabones de tantos sentimientos
que hube de recordar para hacerte más vívida
para saber qué fuiste y sentir que no estabas.

En el medio del puente,
pesando en la certeza que es el ser para siempre
entre las estructuras del árbol sentenciado
y los inabarcables destellos de un comienzo
yo regresé a buscarte.

Sobre el autor

Osmel Álvarez Burgos

Osmel Álvarez Burgos

Proyectándose a sí mismo como sujeto embrionario, constructor de heterónimos a materializarse en un “cercano presente”, Osmel Álvarez lleva en sí el germen de un Dj, de un músico electrónico, de un posible escritor o de un activista antirracista en ciernes. Es frecuente polemista de las redes en temas que contraponen el ideario, las ansias y las fobias de diferentes generaciones y destinos migratorios de cubanos, o al menos eso intenta cuando se lo permiten. Ha ejercido de músico en diversas ferias de Frankfurt, la ciudad donde vive en Alemania.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami