Neo Club Press Miami FL

Sánchez, Iglesias y la siniestra estrategia

 Lo último
  • No confundir el ajiaco con la escudella Parece que muchos cubanos relacionan de algún modo las escaramuzas politiqueras previas a la reciente declaración de independencia en Cataluña, con las gestas independentistas que tuvieron lugar en la Isla...
  • El rey y los catalanes El rey Felipe VI de España se dirigió a sus compatriotas notablemente preocupado. No es para menos. Está en juego el futuro de España, tal y como la conocemos. Pero,...
  • ¿Vamos camino de la independencia catalana? Escribo este artículo el viernes 29 de septiembre. Es posible que el gobierno nacional español de Mariano Rajoy consiga impedir que el gobierno regional catalán de Carles Puigdemont lleve a...
  • Trump ya se enfrenta a Putin El presidente estadounidense Donald Trump, quien durante meses había evitado subir el tono del enfrentamiento con Rusia y su gobernante, Vladimir Putin, pareció haber abandonado su comedimiento respecto al tema...
  • Abedi, el terrorista de Manchester Salman Ramadan Abedi, de 22 años, nació en Manchester de padres de origen libio y fue el responsable directo del atentado terrorista del lunes al final de un concierto de...

Sánchez, Iglesias y la siniestra estrategia

Sánchez, Iglesias y la siniestra estrategia
octubre 02
08:16 2016

 

Se atribuye a San Ambrosio la siguiente frase: “La trampa del demonio no te hará caer, a menos que ya estés mordiendo el anzuelo del diablo …. “. Y justamente eso es lo que ha hecho Pedro Sánchez, ex Secretario General del PSOE: morder el anzuelo del diablo encarnado en este caso por el Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias.

Desde que emergió al escenario político español, Iglesias demostró tener vocación de liderazgo. Su juventud y procedencia académica le han permitido dominar muy bien el arte de la comunicación de masas en base a un selecto repertorio de esloganes populistas. Es muy astuto, posee una firme ambición de poder y lo ha demostrado en todas las plazas en las que ha salido al ruedo. El líder podemita ha sabido manejar las claves de la psicología de masas, lo cual le ha permitido capitalizar el malestar popular y alimentar la insaciable sed de revancha de un sinfin de nostálgicos republicanos, demostrando que controla muy bien los pasos de su hoja de ruta. Desde el fracaso de investidura de Rajoy, se tuvo constancia de que las reuniones secretas entre él y Sánchez habían sido muy frecuentes, como denunció Susana Díaz, Secretaria General del PSOE andaluz.

Pablo Iglesias ha seguido a pie juntillas las tesis de Lenin para la toma del poder político, expresadas claramente por el líder bolchevique en obras como Qué hacer y La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo, entre otras. De las enseñanzas leninistas ha extraído la acertada conclusión de que si, de tomar el poder se trata, primero debe construirse un nuevo discurso formal: la casta política, la gente, el régimen del 78, o el rescate ciudadano frente a los mercados. Incluso la patria. Con ello ha conseguido sustituir conceptos anquilosados, como la lucha de clases o la burguesía, con escasa capacidad de movilización.

En segundo lugar, Iglesias quizo propiciar una polarización máxima del espectro político español, de modo que fuera más fácilmente identificable por las “masas” quién es el amigo del pueblo y quién el “antipueblo”, o sea, el PP, los magnates del IBEX 35, etc. Ambas premisas resultan muy importantes si se trata de lograr una legítima victoria en las urnas como antecedente del despliegue de una agenda política cuya finalidad sería “construir una nueva mayoría social sobre bases distintas y hacer girar el país hacia posiciones que beneficien más a los de abajo que a los de arriba”. Dicho en corto: la demolición de la sociedad liberal española, la abolición de la economía de mercado y de la propiedad privada.

Para conseguir este objetivo resulta imprescindible ganar en las urnas, lo cual pasa por simplificar al máximo el número de partidos apuntados en la competencia (bien por absorción, debido a su congruencia ideológica con Podemos, o por propia implosión, como en el caso del PSOE) y con ello lograr un caudaloso trasvase de votos de las tradicionales formaciones políticas (Izquierda Unida y presuntamente PSOE) hacia Podemos. De tal manera se constata que Iglesias cumple paso a paso su siniestra estrategia de asalto del poder al conseguir sacar del juego a consagradas instituciones del espectro político español desde 1978, reduciéndolo así a una simple dicotomía que bascula entre la gente y la casta, los de abajo y los de arriba; más claro aún: entre Podemos y el PP. Después de todo, el marxismo-leninismo siempre ha proporcionado una lectura simplista y maniquea de la sociedad.

La hoja de ruta se va cumpliendo con absoluto rigor. Así vemos como Podemos, desde el 5 de mayo de este año y con los ojos puestos en la segunda vuelta de las Elecciones Generales del pasado mes de junio, consiguió fagocitar a Izquierda Unida. Anteriormente, otras agrupaciones políticas como la madrileña Ahora Madrid, la gallega En Marea, o En Común Podemos-Ganemos el Cambio, que es una coalición electoral formada por la sección de Podemos en Cataluña, Iniciativa per Catalunya Verds, Esquerra Unida i Alternativa, Equo y Barcelona en Comú, surgida en octubre de 2015, también se han asociado o han sido cautivadas por la fuerza centrípeta de Podemos. Con ello se consigue simplificar la oferta del mercado político español de cara a los electores, quienes gradualmente pueden ver reducidas sus opciones de voto básicamente a solo dos alternativas.

pablo-iglesias

Así que en la agenda de Iglesias ya le iba tocando el turno a la muy venida a menos socialdemocracia española. El líder de Podemos, desde febrero de 2015, se atrevió a ningunear al PSOE al auto-postularse como jefe de la oposición, evidenciando que su confrontación fundamental era contra Rajoy. Por su parte, el ya defenestrado Pedro Sánchez afirmaba rotundamente hace dos años: “No pactaremos con el populismo ni antes, ni durante, ni después”. Sin embargo, simultáneamente su discurso no hacía otra cosa que girar en torno a una cansina ecuación binaria entre izquierdas y derechas que ponía a las claras su empeño en adelantar a Podemos por la izquierda, desvirtuando las esencias de la clásica socialdemocracia como partido de centro-izquierda, garante de la propiedad privada y de un capitalismo social. Precisamente por apartarse de este centro de gravedad, es que ha provocado la desintegración de su partido, echándose en los brazos del cautivante Pablo Iglesias, sin darse cuenta de que él siempre será una mala copia del de la coleta.

El llamado “sorpaso” de Podemos al PSOE, contrariamente a lo que se pensó, no ha ocurrido en unas hipotéticas terceras elecciones, sino que incluso antes de su virtual convocatoria ya Podemos ha logrado precipitar la descomposición del PSOE, sobre la cual sus propios líderes admiten veracidad, sin negar incluso que ya estaban a punto de sentarse a negociar. Esto explica la cascada de renuncias ocurridas este miércoles en el Comité Ejecutivo de Ferraz. El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha sido claro al respecto al afirmar que “una de las líneas de tensión del PSOE ha tenido que ver con la posibilidad de llegar a un acuerdo con nosotros”.

Evidentemente, Iglesias supo explotar al máximo la ciega avidez que sentía Sánchez por ocupar el sillón presidencial de la Moncloa y consiguió seducirlo con esa posibilidad siempre y cuando accediera a un pacto de gobierno con Podemos. A cambio, las huestes bolcheviques-podemitas se beneficiarían de unos aproximadamente 4-5 millones de votantes socialistas. Solo así, la victoria sobre el PP de Rajoy podría ser probable.

Finalmente Pedro Sánchez ha renunciado, pese al despliegue urgente de las brigadas de acción rápida de Podemos en Ferraz con el fin de acosar al sector crítico del PSOE y frustrar la dimisión. Sin embargo, en el partido queda un destrozo semejante al del paso de un huracán por cualquier ciudad. En este momento se ignora cuál será la capacidad de regeneración que sea capaz de desplegar un nuevo PSOE urgido de realismo político de cara a la próxima convocatoria de investidura de Rajoy. Debe propiciar la formación de un gobierno por el partido más votado o seguir jugándose la carta de la escisión o desaparición de la escena política española después de haber sido fundado el 2 de mayo de 1879.

unnamed

Una cosa queda clara en todo esto: la estrategia de Podemos es del tipo win-win, ya que le permite salir ganador en cualquiera de las combinaciones. O sea, que de haberse consumado un pacto con Pedro Sánchez, hubiera ganado presumiblemente al PP en una segunda sesión de investidura este octubre. Perdida esta posibilidad con la dimisión de Sánchez, si el PSOE persiste en su NO a Rajoy, aun bajo el mandato de otro Secretario General, Podemos también ganaría de cara a unas terceras elecciones. Según un sondeo de GAD3 para el diario ABC, la distribución de votos quedaría así: el PP ganaría las terceras elecciones con un 36,4% por ciento de los votos, seguido de Podemos con el 20,8 y el PSOE sería la tercera fuerza, con un 18,6%, si se celebrasen hoy elecciones. La encuesta refleja que la crisis vivida por el PSOE esta última semana, que culminó con la dimisión del secretario general, Pedro Sánchez el pasado sábado, ha sido determinante para el desplome del partido, que pasa de tener 85 diputados con el 22,75%, tras las elecciones del pasado 26 de junio, a 68 con un 18,6% en este último sondeo. Evidentemente, Podemos ha llegado para quedarse, radicalizando y adueñándose de toda la izquierda española.

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Armando Navarro Vega
    Armando Navarro Vega octubre 02, 13:02

    Claro, profundo y visionario como siempre. Un gustazo, Collo

Escriba un comentario

Nueva Serie de América TeVé y Lilo Vilaplana: ‘Leyendas del Exilio’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami