Neo Club Press Miami FL

Se equivocó Rodner Figueroa

Se equivocó Rodner Figueroa

Se equivocó Rodner Figueroa
marzo 15
20:54 2015

De equivocó Rodner Figueroa. Esta vez su falta de respeto y su sarcasmo habitual le jugaron una mala pasada. La libertad de expresión no incluye la ofensa, ni la burla, ni la calumnia, ni la difamación. Se critican acciones, no facciones. Se critican las acciones que una persona realiza y que pueden perjudicar a otros. Pero no se critican características por las cuales la persona no tiene responsabilidad. Es decir, nadie tiene la culpa ni la suerte de haber nacido blanco, o negro, o alto o inteligente, o feo, o lo que sea. Son cosas que nos diferencian, y a eso quiero llegar. No somos iguales. Eso es mentira. Tenemos los mismos derechos, eso sí, pero no somos iguales.

El señor Figueroa tuvo la mala idea de comparar a la Primera Dama de Estados Unidos con una mona. Simio suena más bonito, más culto, pero estoy segura de que le hubiera encantado decirle mona. Figueroa está acostumbrado a denigrar, a ofender y se le nota que lo hace con una enorme satisfacción. La señora Obama no es ciertamente la negra más linda del planeta, ni la más fea tampoco. Pero sí es quizás la más importante. Así pues, Michelle Obama es como es. Por lo que sí tiene uno responsabilidad es por lo que haga de bueno o de malo en la vida. Las opiniones desfavorables a la Primera Dama se basan siempre en diferencias políticas o en racismo. Sus críticos no le dan ni un tanto por sus méritos académicos, los de una negrita no muy agraciada que obtuvo un título de la Universidad de Harvard. Y que conste, yo no soy demócrata, pero me gusta pensar con la cabeza y no con la vesícula.

¿Por qué se ha armado tanta bulla con este caso y no pasó nada o poco pasó cuando también le faltaron al respeto al presidente Bush? Porque en el caso de la Primera Dama no se trata de un problema de libertad de expresión, sino de racismo, y en este país hay dos cosas que no se toleran: el racismo (aunque la intolerancia sea solo para estar del lado políticamente correcto) ni la discriminación por preferencia sexual (aunque con la misma hipocresía).

Y por último, no se engañen: las jerarquías existen. No es lo mismo poner como un trapo a una muchacha del concurso de belleza que se aguanta cualquier pesadez de un miembro del jurado por los $250,000 que quiere ganar (y Univisión no dice ni pío), que decirle mona a la Primera Dama del primer país del mundo.

Sinceramente, me apena el alto precio que va a pagar Figueroa por esa parejería, porque creo que va a pasar mucho tiempo antes de que pueda volver a hacer lo que le gusta. Quizás nunca más. Y es penoso, porque se trata de un chico joven, con toda una vida por delante, con una carrera ya hecha y exitosa. Es una pena. Pero que sirva de ejemplo.

Sobre el autor

Madeline Hernández

Madeline Hernández

Madeline Hernández, traductora, editora, profesora de español, es doctora en Pedagogía por la Universidad de La Habana. Ha sido conductora de diversos programas de radio y televisión orientados a la educación infantil. Es fundadora del INPYL (Instituto Nacional para Párvulos y Lactantes), primero de su tipo en Cuba. Al ser intervenido el negocio por el castrismo, Madeline se dedicó a la enseñanza del idioma español para profesionales y extranjeros. Reside en Estados Unidos (ProfesoraMadeline@gmail.com).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más