Neo Club Press Miami FL

¿Seguirá el castrismo sin los Castro?

¿Seguirá el castrismo sin los Castro?

¿Seguirá el castrismo sin los Castro?
julio 06
18:25 2014

Después de muertos los dos hermanos, en Cuba seguirá de todas todas el castrismo a través de los actores más destacados del continuismo oficial. Así nos lo aseguran los analistas del desencanto y los profetas de mal agüero.

Es verdad que muerto el perro no se acaba la rabia automáticamente, puesto que existen otros vectores causantes de la enfermedad. Pero qué noticia tan buena —¡qué vacilón, andoba!— que se murieran de una vez esos dos perros rabiosos y más atrás toda la jauría octogenaria. Cosa que va a ocurrir inevitablemente en unos años, quieran que no, por una ley biológica simple e inexorable. Lo cual sería como un balón de oxígeno para la oposición y para un exilio medio desmoralizado que se ahoga en la impaciencia.

Sin la menor duda, el régimen intentará dejar al frente a sus herederos, o sea, los cachorros del clan Castro y/o el perrito faldero de Díaz-Canel, seguramente bajo la égida del generalato, que es el verdadero poder en la isla del marabú. Ese parece ser el plan poscastrista, frente al cual debe estarse prevenido y avisado. Pero no anticipemos el peor de los destinos, aunque nos preparemos de antemano para la eventualidad.

Hay otros escenarios posibles, por más que todo lo dejen “atado y bien atado” a la manera de Franco. A saber: colapso económico por el fin de las subvenciones venezolanas o de otros patrocinadores, descontento generalizado y crisis de gobernabilidad que entre otros factores condujeran a luchas intestinas por el poder, quizás a un golpe de Estado aperturista e incluso a un estallido social o un levantamiento popular espontáneo.

¿Qué estoy soñando despierto? No, yo no soy dado al daydreaming ni al wishful thinking del pensamiento desiderativo. Simplemente estoy “hipotizando el futurible”, como una vez dijera un expresidente español. O sea, estoy enumerando salidas hipotéticas con las cuales, a corto o medio plazo, bien nos pudiera sorprender esa vieja veleidosa que llamamos historia.

Sea como fuere, la hora de Cuba sonará de lo que no hay remedio ni tutía. Me niego al pesimismo que desarma y paraliza de aquellos que creen que el castrismo es una maldición eterna. Hoy, más que nunca, necesitamos una sobredosis de sano optimismo. Nada se ha logrado nunca, en ninguna época o país, cruzándose de brazos con la negatividad por bandera. Palo con las tiñosas.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami