Neo Club Press Miami FL

Sentado en el aire o el deslumbramiento

Sentado en el aire o el deslumbramiento

Diciembre 16
17:42 2011

1-aaaa_b_presentacionLa nostalgia es el recuerdo de un momento feliz cuando aún no sabíamos que lo era; es evocar lo que nos parece un sueño desde el presente tan distinto. Y Juan Carlos Recio nos muestra lo que nos enseñó el desarraigo, que el hombre no necesita de una raíz como un árbol porque lleva su memoria a cuestas, es decir, su vida.

Juan Carlos Recio es un poeta cargado de vivencias y ha sabido resumirlas entre los versos; ellos son como acantilados que evitan la entrada del mar para barrerlo todo. Nos dirá que su cabeza nunca ha estado fuera del país donde sus padres abonan su elegancia, que estuvo en el interior todos estos años, aun cuando las ciudades frías y distintas a las de su origen lo alejen de la infancia.

Su poesía es también un collage de lecturas asimiladas, de esa capacidad de asombro que no ha perdido, como el eterno joven que ambiciona ser.

No sólo habitan fantasmas disímiles como Rimbaud y Parecelso por su libro Sentado en el aire, también la narrativa deja una huella visible y a su vez transmutada; la literatura como parte de un camino, un recorrido que no cesa, que se tuerce y confunde para confluir en un poema cuando dice:

“Madre Coraje, si alguna vez corrompen tus sirenas corrompen tu albedrío y la humildad de la carreta; / porque no engrasas los ejes te llaman… / si a ti te gusta que suenen, / no vuelvas las frondas de tus pechos / para entregarlos al filo. / Si alguna vez quieren prostituir los pecados, / no vuelvas como la madre y Pilar, / pregúntales: ¿por qué es próspero el camino de los inicuos?, / ¿por qué están tan tranquilos todos los que se portan muy traidoramente? / Madre coraje, no vayas a espigar a otro campo, / en tu jardín también las cerezas se iluminan”.

Sentado en el aire posee un dinamismo en el lenguaje que atrapa de forma certera; su comunicación nos trasciende hacia la belleza, a veces partiendo de elementos que pueden incitar a la fealdad. Juan Carlos Recio logra esa alquimia con su musicalidad, con sugestivas resonancias que no se apartan del ritmo constante.

Sentado en el aire es un poemario que se va degustando poco a poco, como acordes de guitarra bajo la luz mortecina. Al leerlo, formamos parte, junto a él, de esa ingravidez que nos hace universales, entendemos por qué su autor no pone límites al deslumbramiento, ese mágico oficio de la niñez. La autenticidad lo aleja de cualquier pose para hacer que se ofrezca como un poeta genuino en todos los sentidos.

http://editorialsilueta.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami