Neo Club Press Miami FL

Ser cubano es un acto de fe

 Lo último
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...

Ser cubano es un acto de fe

Ser cubano es un acto de fe
septiembre 19
02:00 2016

 

Hace un tiempo posteaba en Facebook la frase del título y casi me comen. Y no era más que una boutade. Yo estaba simplemente bromeando. Jodiendo la pita y parafraseando a Jorge Luis Borges. O más exactamente, intertextualizando la frase de un personaje suyo, Javier Otálora, que aparece en el cuento ‘Ulrica’ y afirma que ser colombiano “es un acto de fe”.

Retomé la ironía borgiana y la recreé, o la intertextualicé o le ricé el rizo al croquinol, como tú quieras. “Ser cubano es un acto de fe”, posteé solemnemente, pero con un fondo de socarronería, sin más pretensiones que la de pinchar un globo triste. Pero eso causó malentendidos y hasta un absurdo rifirrafe, lo cual es lo normal en Facebook y en la vida misma. Hasta me acusaron de no ser un cubano de antes.

“La cubanidad es chanchullo”, acaba de sentenciar felizmente un amigo, como quien corrige de una vez la frase lapidaria del presidente Grau San Martín: “La cubanidad es amor”. Porque la cubanía puede ser lo mismo amor que desamor y odio, afán de protagonismo o afán de antagonismo, choteo y solemnidad al mismo tiempo. Ser cubano significa simplemente haber nacido y haber sido (mal)criado en Cuba. Y algo más, desde luego, que ahora paso por alto para no marear.

Quienes me conocen saben bien que yo ni me arropo con la bandera mi me atraco de nacionalismos, mucho menos de carácter seudorreligioso y apelando a la fe. No me va la demagogia ni el chovinismo. Ni la mentalidad teocrática de aquellos carcas que mezclan política con religión.

No soy tan barato, pero eso sí, soy cubano y a mucha sorna —cubano de antes y cubano de después, para que lleves carta—, aunque creo que con el fervor patriótico algo menguado en algunos momentos, cuando veo que el caimán se me pierde en el lodo (que es peor que perderse por entre el rudo manigual). Humano que soy, inevitablemente. Válgame Facebook como catarsis y punto de encuentro (a veces de reencuentro y desencuentro). Y válgame Dios.

Escena del cuento de Borges en que el colombiano Otálora conoce a la noruega Ulrica:

 

“Nos presentaron. Le dije que era profesor en la Universidad de los Andes en Bogotá. Aclaré que era colombiano. Me preguntó de un modo pensativo:

–¿Qué es ser colombiano?

–No sé –le respondí–. Es un acto de fe.

–Como ser noruega –asintió”.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami