Neo Club Press Miami FL

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad
abril 24
02:55 2016

 

La promiscuidad —gran generadora de paranoia, envidia y distracción— ha sido una de las dos grandes coartadas a partir de las cuales los hermanos Castro han logrado estructurar el totalitarismo en Cuba, y mantenerlo vigente. La otra, claro, es el rechazo a la responsabilidad (aquello que Erich Fromm llamara “el miedo a la libertad”). Por eso no entiendo muy bien la sorpresa o la indignación en las redes sociales ante el último video que nos llega de la Isla de los Espejitos, y en el que dos jóvenes mestizos hacen sexo genital en una esquina del Boulevard de San Rafael, en La Habana, rodeados de un público entusiasta. Más de lo mismo.

Dos cosas liberó el castrismo tras acceder al poder: la promiscuidad —incluida la sexual— y el alcohol a granel. Ambas ya existían y hasta proliferaban en Cuba, pero no de la manera subsidiada, institucional y cínica con que el nuevo poder las extendió y masificó, hasta pasarlas por agua. Y ambas empujan al individuo a airear su intimidad, a entregarse a la orgía colectivista del bochinche y el relajito para, finalmente, desembocar en la devastadora resaca de la delación y el chantaje emocional.

A partir de 1959, la retórica fundamentalista del castrismo, así como su control sobre el cuerpo social, hacen que el cuerpo físico, el individuo de carne y hueso, se refugie en sí mismo. La libertad se ejerce hacia dentro, el ultrajado se rebela penetrando o dejándose penetrar por cuerpos amigos. Extrañamente —o interesadamente—, la llamada “revolución” contribuye a ello desde diversos frentes: logra dinamitar la base moral de la familia, restándole autoridad a los padres; prohíbe, de facto, el ejercicio de la religión, cerrando los colegios católicos que existían en el país; con el pretexto de formar a la juventud en el amor al trabajo, la recluye en escuelas en el campo donde la promiscuidad y el sexo inter-generacional —de maestros con sus alumnas— alcanzan cotas difícilmente superables. Por añadidura, tanto el divorcio como el aborto gozan en la Isla de los Espejitos de facilidades institucionalmente soslayadas en el resto del mundo.

¿En qué pueden afectar al poder dos infelices dando y recibiendo cabilla en pleno San Rafael? Solo se afectan los propios infelices, que finalmente no pueden concentrarse en lo que están haciendo y deben interrumpir su cabalgata. Otra vez la promiscuidad atropellando la iniciativa del individuo, distrayendo su goce, coartando su derecho civil a la plenitud. En cada cuadra un HP. En cada barrio la distracción.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami