Neo Club Press Miami FL

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad

 Lo último
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad

Sexo en San Rafael o la coartada de la promiscuidad
abril 24
02:55 2016

 

La promiscuidad —gran generadora de paranoia, envidia y distracción— ha sido una de las dos grandes coartadas a partir de las cuales los hermanos Castro han logrado estructurar el totalitarismo en Cuba, y mantenerlo vigente. La otra, claro, es el rechazo a la responsabilidad (aquello que Erich Fromm llamara “el miedo a la libertad”). Por eso no entiendo muy bien la sorpresa o la indignación en las redes sociales ante el último video que nos llega de la Isla de los Espejitos, y en el que dos jóvenes mestizos hacen sexo genital en una esquina del Boulevard de San Rafael, en La Habana, rodeados de un público entusiasta. Más de lo mismo.

Dos cosas liberó el castrismo tras acceder al poder: la promiscuidad —incluida la sexual— y el alcohol a granel. Ambas ya existían y hasta proliferaban en Cuba, pero no de la manera subsidiada, institucional y cínica con que el nuevo poder las extendió y masificó, hasta pasarlas por agua. Y ambas empujan al individuo a airear su intimidad, a entregarse a la orgía colectivista del bochinche y el relajito para, finalmente, desembocar en la devastadora resaca de la delación y el chantaje emocional.

A partir de 1959, la retórica fundamentalista del castrismo, así como su control sobre el cuerpo social, hacen que el cuerpo físico, el individuo de carne y hueso, se refugie en sí mismo. La libertad se ejerce hacia dentro, el ultrajado se rebela penetrando o dejándose penetrar por cuerpos amigos. Extrañamente —o interesadamente—, la llamada “revolución” contribuye a ello desde diversos frentes: logra dinamitar la base moral de la familia, restándole autoridad a los padres; prohíbe, de facto, el ejercicio de la religión, cerrando los colegios católicos que existían en el país; con el pretexto de formar a la juventud en el amor al trabajo, la recluye en escuelas en el campo donde la promiscuidad y el sexo inter-generacional —de maestros con sus alumnas— alcanzan cotas difícilmente superables. Por añadidura, tanto el divorcio como el aborto gozan en la Isla de los Espejitos de facilidades institucionalmente soslayadas en el resto del mundo.

¿En qué pueden afectar al poder dos infelices dando y recibiendo cabilla en pleno San Rafael? Solo se afectan los propios infelices, que finalmente no pueden concentrarse en lo que están haciendo y deben interrumpir su cabalgata. Otra vez la promiscuidad atropellando la iniciativa del individuo, distrayendo su goce, coartando su derecho civil a la plenitud. En cada cuadra un HP. En cada barrio la distracción.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami