Neo Club Press Miami FL

Sexo, trascendencia y libertad

Sexo, trascendencia y libertad

noviembre 08
13:01 2011

1-abc_asiAl  leer el interesante artículo Sexo, salud y calidad de vida, de Afrodita Bell, quedé con la insatisfacción inmediata de no encontrar en la lista de beneficios el acontecer  espiritual que produce la actividad sexual.

Por lo general, el sexo se considera una condición netamente biológica y corporal, y no es sólo así. El sexo también produce una conmoción en lo existencial del ser y el ego, tan importante que constituye uno de los mayores misterios a dilucidar por la mente humana. Se le considera uno de los aspectos esotéricos mejor escondidos por la ciencia oculta. El sexo es también promoción de trascendencia y libertad.

Con el sexo se descubrió un hecho: que es posible empíricamente la absoluta libertad, la libertad espiritual.

A través de la experiencia del sexo, la mente pudo hilvanar cierta lógica del concepto libertad y no al revés. Todo lo que tenemos hoy como conocimiento sobre la libertad (política, social y cultural) humana se debe en un principio a la experiencia del sexo. Más que un beneficio sobre la salud y la calidad de vida, el sexo es un pretexto para hacer sentir la necesidad de la libertad individual. Es un beneficio mutuo entre la salud corporal y la salud espiritual. El sexo funge como un puente –y esa es su belleza– entre los dos grandes extremos que dividen al hombre en lo espiritual y lo material.

El sexo tiene una peculiaridad innata: disuelve al sujeto y al objeto en una unidad instantánea. Con el orgasmo sexual el ego cae, se disuelve, y la realidad aparece natural y limpia. Durante el orgasmo sexual los pensamientos y lo conceptos se eclipsan, se pierden. Es un momento de pura belleza.  ¡Puede comprobarse! Es parte de la experiencia humana. Inténtese como se intente, durante el orgasmo sexual  no se pueden hilvanar ideas, no se puede especular. El pensamiento, la lógica, el lenguaje y la literatura son productos de la ausencia del sexo; son resultado de cuando no somos, libres e indivisos. Esa sensación de sentir que somos se revela de un modo innato con el sexo. El sexo no es sólo terapéutico, sino trascendental en sí mismo. El sexo es la vía natural por donde llegar a ser.

El hombre experimenta la realidad durante ese periodo orgásmico, pero por lo general la concibe inconscientemente. Experimenta  que ha ocurrido algo, que cierto bienestar desciende sobre el cuerpo, que la ingravidez lo posee, y la paz, la libertad y la dicha lo colman, pero no está seguro de cómo y por qué. El sexo no existe para explicárnoslo, sino  para indicar el rumbo, el camino para llegar a Casa.  El placer del sexo es un pretexto para revelarnos que algo más allá de la mente perturbada existe, del ego arrogante y la codicia maleable. Y estas son las enfermedades básicas de la cultura humana.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba». 17 de diciembre de 2014

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami