Neo Club Press Miami FL

¿Si fueras un billete de 100 Bs, a dónde irías?

 Lo último
  • A ver a cómo tocamos El Gobierno cubano celebró con estupefacción pero con entusiasmo patriótico la sorpresa de que el Gobierno cubano, que es él mismo, haya ordenado a los nativos que viven en lo...
  • Del reino animal en Cuba 1 Cada vez me vuelvo más sensible. Cada vez protejo más a los animalitos. Exceptuando a las cucarachas. Una de las razones menores, por cierto, por las que me fui...
  • Miami, elegida mejor ciudad para vivir en Estados Unidos Según el portal de opinión y noticias Neo Club Press, Miami es la mejor ciudad de Estados Unidos para vivir. Aún mejor que Columbia, que quedó en segundo puesto según...
  • Regreso del hijo pródigo También fui budista. Me puse zen-timental y lo dejé, para tener tiempo de poner chistes como estos en los lugares y que la gente dijera “qué cómico eres, qué cómico...
  • Nicolás Guillén, cuatro leyendas   El poeta cubano Nicolás Guillén era de apellido Batista por parte de madre. Doy mi palabra que es así y que yo no tengo la culpa. Se llamaba Nicolás...

¿Si fueras un billete de 100 Bs, a dónde irías?

¿Si fueras un billete de 100 Bs, a dónde irías?
diciembre 17
00:16 2016

 

En la isla del Dr. Madureau, el papel sobre el cual se imprime la moneda vale mucho más que la moneda misma. Ya se conocen las consecuencias de situaciones similares. Cuando las monedas de metal valen más que el metal, el metal simplemente desaparece, es fundido y vendido al precio del mercado para su utilización en productos metalúrgicos.

Los billetes realmente no son impresos sobre papel, sino sobre una materia que contiene fibras de lino y de otros elementos que son secretos, precisamente para impedir que cualquier ciudadano produzca “papel” para imprimir billetes. Sin embargo no tendría sentido devolver el “papel” a su estado de pulpa para usarlo en la confección de camisas de lino, aunque el lino sea muy caro, porque el proceso en sí resulta muy complicado y el producto final demasiado caro en una isla donde no existe el poder adquisitivo.

Por lo tanto, cuando el Dr. Madureau ordena recoger los billetes de mayor denominación, que son también los más numerosos en la isla, no es para fabricar camisas de lino, sino para darles un destino más acorde con su naturaleza, una nueva identidad y un nuevo color, usando las mismas impresoras que usa el Banco Central para imprimir los multitudinarios billetes de la isla.

Después de todo, el mismo Dr. Madureau ha dicho que temía que los billetes de 100 fueran usados por personas inescrupulosas, sin especificar cuáles, para imprimir falsa moneda, una advertencia premonitoria destinada a acusar a otros de lo que su gobierno hace o pretende hacer.

Para que la operación sea exitosa y pase desapercibida, auun ante la mirada del mundo entero, el gobierno del Dr. Madureau no puede comprar “papel” del nuevo porque se podría establecer en qué fue utilizado. La solución más lógica y más sencilla consiste entonces en recoger de una vez todos los billetes en circulación, forzando a la población a entregarlos a cambio de nada, porque tampoco se dispone de monedas de metal para reemplazarlos. Una vez recogidos, serán lavados repetidamente para eliminar todo vestigio de tinta. Eventualmente se le aplicarán las medidas de seguridad, o imitaciones de estas, para que una vez impresos y transformados en Dólares del execrado Imperio, pocos duden de su autenticidad, sobre todo por el tacto tan familiar que tiene un billete hecho con el “papel” verdadero.

Y de esa manera, el Dr. Madureau le pondrá una piedra en el zapato al Imperio y exportará grandes cantidades de dinero inorgánico, transformado en Dólares, con el fin de abultar sus cuentas bancarias, y la de sus socios, a menos que el Servicio Secreto de los Estados Unidos le ponga el cascabel al gato y le regale al Dr. Madureau y a su combo unas esposas, no las de un harén, sino de la variedad más silvestre, que es metálica y viene con cerradura.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Luis Borja

José Luis Borja

José Luis Borja nació en Francia de padres españoles refugiados de la guerra civil. Estudió ingeniería electrónica en Toulouse. Por el texto “Dulce Venecia” recibió el Segundo Premio del IIº Certamen Internacional de Cuentos “Jorge Luis Borges-2008”, de la revista SESAM (Buenos Aires, Argentina). Suya es la novela histórica “Aroma de caña fresca”. Reside en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami