Neo Club Press Miami FL

Sin orden

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

Sin orden

Sin orden
marzo 06
16:34 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si no entiendes cómo arreglar
tus desarreglos
y nada reconoces de aquellos tiempos

cuando te escondías cerca de la casa
para que otros creyeran
que salías solo
y que tu adolescencia era un tramo
pronto a acabar.
Si las cosas que ordenas
también se desarreglan
quizás debas entenderlo
de todos modos regresamos al polvo
y este siempre se ve
como una pantalla en blanco y negro
donde todo lo que defines
está en tu imaginación.
Ayer la orquesta en el parque del pueblo
en un largo descanso luego de dos piezas
los músicos hablaban del calor;
hoy has visto otra en otro idioma
muy desafinado
y no has parado de reír.
Como un extraño o un emigrante que extraña
ciertas dosis de buen sentido
a veces laceran tanto
como esos colores bien iluminados
de las vidrieras donde la moda se repite
y sólo cambia el precio
y los números que ofertan
en orden y según lo ves
te causan el desorden de aborrecer
sin que lo puedas explicar
o si lo explicas y no puedes
darle una idea que resuma
te sientes tan ajeno que confundes
la edad con lo que cansa
y los que terminan por notarlo
quisieran conversar
de nuevo en orden
porque nadie se atreve desde el caos.
A decir ante los ojos de Dios
primero vio que era bueno lo creado
y puso en la perfección el orden
de todo lo que somos;
pero nos ha dejado libres para hacer
y no dijo que ordenáramos tanto
como decir que un soplo ante la luz
produzca la oscuridad más absoluta.
Y de no ser Dios, la suerte lo contempla
que no ordenarlo todo sea pecado
que la vida a veces no endereza
como esos kilómetros que bordean un precipicio
que los precipicios no siempre están abajo
y que no todas las caídas significan una derrota.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami