Neo Club Press Miami FL

Sin orden

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

Sin orden

Sin orden
marzo 06
16:34 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si no entiendes cómo arreglar
tus desarreglos
y nada reconoces de aquellos tiempos

cuando te escondías cerca de la casa
para que otros creyeran
que salías solo
y que tu adolescencia era un tramo
pronto a acabar.
Si las cosas que ordenas
también se desarreglan
quizás debas entenderlo
de todos modos regresamos al polvo
y este siempre se ve
como una pantalla en blanco y negro
donde todo lo que defines
está en tu imaginación.
Ayer la orquesta en el parque del pueblo
en un largo descanso luego de dos piezas
los músicos hablaban del calor;
hoy has visto otra en otro idioma
muy desafinado
y no has parado de reír.
Como un extraño o un emigrante que extraña
ciertas dosis de buen sentido
a veces laceran tanto
como esos colores bien iluminados
de las vidrieras donde la moda se repite
y sólo cambia el precio
y los números que ofertan
en orden y según lo ves
te causan el desorden de aborrecer
sin que lo puedas explicar
o si lo explicas y no puedes
darle una idea que resuma
te sientes tan ajeno que confundes
la edad con lo que cansa
y los que terminan por notarlo
quisieran conversar
de nuevo en orden
porque nadie se atreve desde el caos.
A decir ante los ojos de Dios
primero vio que era bueno lo creado
y puso en la perfección el orden
de todo lo que somos;
pero nos ha dejado libres para hacer
y no dijo que ordenáramos tanto
como decir que un soplo ante la luz
produzca la oscuridad más absoluta.
Y de no ser Dios, la suerte lo contempla
que no ordenarlo todo sea pecado
que la vida a veces no endereza
como esos kilómetros que bordean un precipicio
que los precipicios no siempre están abajo
y que no todas las caídas significan una derrota.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami