Neo Club Press Miami FL

Sobre el intelectual deprimido

Sobre el intelectual deprimido

Sobre el intelectual deprimido
Enero 26
03:43 2015

Facundo Cabral decía: “No estás deprimido, estás desocupado”. La depresión y la desocupación son primas hermanas que conducen de la mano al hombre, sobre todo al “intelectual” –entrecomillo cada vez más el término porque me suena cada vez más inverosímil—, a intentar sobresalir recurriendo  a atajos falsos. Atajos que conducen a ninguna parte. Callejones sin salida.

Existen, creo, dos atajos fundamentales a los que recurren los intelectuales deprimidos. Uno, atacar al prójimo sobresaliente. Otro, invertir los factores, esto es, intentar sobresalir sin crear antes algo que verdaderamente justifique el intento.

Me decía el escritor Armando de Armas en cierta ocasión que algunos, tal vez impelidos por una cierta incapacidad creativa, invierten la secuencia. El acto de figurar, de intentar sobresalir públicamente, no debería ser nunca el objetivo último, la meta, el horizonte. El acto de figurar, en todo caso, se justifica como medio, nunca como fin. Cuando figurar se convierte en un fin en sí mismo para quien actúa –y aquí hablo de “intelectuales”, no de cantantes o actrices–, estamos en presencia de alguien que pierde miserablemente su tiempo o sencillamente es un incapaz.

El intelectual deprimido no entiende que la desocupación es su problema. Por eso precisamente se deprime. Si escribiera creativamente, si intentara algo nuevo –otra ruta, otra visión, otro espíritu–, la depresión seguramente se esfumaría, pero en lugar de ello se aburre de repetirse. Instintivamente, inconscientemente, ha descubierto que no da más, y se desocupa. Baja los brazos. Se deprime. Es entonces que muerde la mano que le ha dado de comer (o que nunca le ha dado, que en tales casos viene a ser la misma cosa) y atenta contra sí mismo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami