Neo Club Press Miami FL

Sobre El libro de los Cocozapatos

Sobre El libro de los Cocozapatos

julio 26
19:23 2011

1-cocozapatos_con_denisSiempre he estado persuadido de que la propia naturaleza de la vida, de la poética de su espacio,  escamotea y desvirtúa ferozmente todas nuestras estrategias matemáticas, nuestra lógica formal: sobre  eticidad y moralidad, sobre todo lo que concuerde con el viejo puritanismo y conservadurismo, pende  siempre “la espada de la vida”. Pero aun así, la humanidad prefiere seguir aferrada a los viejos cánones de una “moralidad” regida por el imperio de la razón. El “formalismo” es tan evidente en nuestra vida cotidiana, y  somos tan matemáticos para con él, que no dejamos de ver caer todos los días, en el rostro de la humanidad, el “diluvio del sufrimiento”.

En Denis Fortún debe estar encarnado no el “espíritu del choteo”,  la burla, la falsificación y la desfiguración que emergen de su escritura –aunque se apodere de ese recurso expositivo, de esa literatura pedestre popular que nos margina a una sobrevivencia cultural–, sino una fuerza  “desconstruccionista de ese choteo”, de ese sujeto empobrecido y vilmente  engañado por “la alta cultura” y las elites de poder pueblerinas y metropolitanas, con el fin de cultivar, en forma de actitud redentora,  una “poesía” ante todas las adversidades que la vida propone. Sólo son recursos del lenguaje. Es como la fuerza espiritual de un dragón, que al caminar zigzagueante esquiva la flecha de la fundamentación confuciana de la vida.  Se ríe del hacedor y su impostura. Lo impugna y lo manifiesta como una arrogante apuesta ensayística. Juega con su fascinación.

Por eso en el relato “Los cocozapatos” (Editorial Silueta, Miami, 2011) se tiene que llevar un ejercicio ensayístico exquisito, más que literario. ¿Cómo burlar la quintaesencia de un poeta y la impaciencia de un cuentero? No existen delimitaciones entre ellos: o bien somos “mordidos” por la trágica realidad de la confusión y el desorden de lo dionisiaco, ¡o bien una nos liberará de todas nuestras apologías! ¡Qué bueno que al final del cuento, del pretexto, de la morbosidad ensayística del ser atenuado por sortear las barreras poéticas y narrativas, los Cocozapatos fueran arrojados al río! En ese desprendimiento y soltura, la vida florece como es: natural y simple, sin ningún “formalismo” que la atestigüe.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más