Neo Club Press Miami FL

Sobre El mar en mí, de A. Alexis García

Sobre El mar en mí, de A. Alexis García

Sobre El mar en mí, de A. Alexis García
Agosto 30
13:13 2014

En el poemario El mar en mí (Lancom Ediciones, 2014), de A. Alexis García, el poeta es una isla rodeada de desilusión, desarraigo y distancias. Se sabe solo y no le teme a la soledad. Delibera, a base de maderos, sones y tabacos encendidos, la razón de una Isla que llama Patria por olores, sabores y recuerdos que rondan su alma.

Desde 1992, García vive en Lima, Perú, donde ha hecho una carrera importante de pintor. En sus cuadros, la figura recurrente es la silla de diferentes maneras y colores, como aparece en Las doce sillas (2007) y Tanto mar (2011), en los cuales el pintor no se basta, a la manera de Van Gogh y de Wilfredo Lam, al concebir una silla como centro de la composición. Necesita recrear varias, de estilos diferentes, como si quisiera contar la historia de la humanidad a través de ellas. Y lo hace destacando el objeto ausente de persona. ¿Quién se ha sentado en ellas? No sabremos. La silla ha dejado de ser el trono del hombre (“Obbe”).

El mar en mí (Lancom Ediciones, 2014),Irremediablemente algo se ha perdido y el poeta quiere agarrarse de las palabras para no desparecer. Cuestiona la razón, esa que no puede adherirse a la certeza (“Siempre hay más” y “Me percato”); sopesa la creencia, que ha perdido el asidero (“Tun tun”), y enjuicia a la historia que juega a la ilusión como la luna (“Aquí la noche”). El poeta arrastra su nostalgia no por la patria que es sino por la que pudo haber sido, sobre todo en el lado familiar (“Cosas de la abuela”). Es una añoranza con espinas que no le permite sentarse en una silla y contemplar a La Habana sin desasosiegos y escalofríos. Y en esta desazón infinita no encuentra descanso, y su único aliciente, la palabra, también se lastima. No hay remanso: la patria es una quimera (“He llegado tarde a mi casa”) y el poeta exiliado está condenado a peregrinar fuera de la tierra, solo con sus emociones.

García es un escritor que invita a la reflexión y, cuando nos lleva por las aguas de la nostalgia, nos sacude el bote para decirnos: “Esta nave no llega a ningún puerto”. La Opera Prima de García (1970) refleja la madurez de un poeta que colgaba sus poemas en forma de cuadros y que, ahora, nos los entrega con versos de colores ocres y marinos.

Sobre el autor

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz nació en 1960 en La Habana. En 1995 salió de Cuba rumbo a Estados Unidos y en el año 2000 dio a conocer su primer libro de cuentos, "Juegos de intenciones". Su segundo libro de narrativa corta, "Los papeles de Ventura" (2010), vio la luz diez años después. Otros libros suyos son la novela "Tarareando" (2011) y "El domador de ilusiones" (2013), otro cuaderno de cuentos. Reside en Texas, Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami