Neo Club Press Miami FL

Sobre Friedrich Nietzsche

Sobre Friedrich Nietzsche

Sobre Friedrich Nietzsche
abril 30
15:43 2015

Quisiera reducir en cuatro artículos lo más destacado del pensamiento de Nietzsche, uno de los filósofos modernos más polémicos debido a la incoherencia de sus ideas y a las contradicciones que en sus paradigmas introduce. A pesar del resurgimiento de su pensamiento, este no logra superar su época ni a su precursor, Baruch Spinoza.

En la primera mitad del siglo XX, tanto la filosofía analítica de Bertrand Russell, Rudolf Carnap, Ludwig Wittgenstein, Saul Kripke, Richardd Rorty, Thomas Nagel, como la fenomenología de Edmund Husserl, Martin Heidegger y la crítica de Theodor Adorno, Horkheimer y Habermas, etcétera, sin dudas resultan mucho más novedosas y abarcadoras respecto a la naturaleza humana, que fue el centro de la preocupación nietzscheana.

Nietzsche (1844-1900) fue un filósofo alemán que obtuvo muy joven la cátedra de filosofía clásica en la Universidad de Basilea. Su filosofía es la formulación completa del irracionalismo moderno. Su teoría se halla bajo el influjo del innatismo y la crítica de Arthur Schopenhauer al racionalismo hegeliano e intenta, por caminos similares (la voluntad y la intuición), superar sus conclusiones pesimistas (la voluntad de vivir).

Por su a-sistematismo, que ha dado lugar a interpretaciones distintas, Nietzsche está detrás de las ideologías que han seguido esta orientación: influyendo poderosamente en el nacionalsocialismo (presentándose como la realización de la moral del superhombre) y en tendencias izquierdistas radicales (en cuanto parte de un absoluto comenzar de nuevo). Su consideración del predominio de los instintos vitales sobre la razón es también un precedente del vitalismo.

Nietzsche plantea una crítica a toda la tradición occidental, sobre todo a Platón, ya que considera a este como el origen de dicha civilización y de la filosofía cristiana. Le culpa de haber traicionado el espíritu filosófico (el perspectivismo o la perspectiva de la vida) introduciendo un planteamiento anti-natural y anti-vital y negando a la vida los instintos, que son sustituidos por unos valores fuera de este mundo. A esta posición la denomina Nietzsche “Nihilismo”.

Nietzsche se centra sobre todo en las valoraciones que se hacen acerca de la realidad. Para él, la filosofía platónica contiene una valoración anti-vital, puesto que los valores platónicos y cristianos se fundamentan en otro mundo, imponiendo un orden moral exterior y expropiando al hombre el derecho que tiene por naturaleza a generar y crear sus propios valores.

Para argumentar esta expropiación, los filósofos dogmáticos tienen que justificar de alguna forma que el hombre es libre y responsable; pero en lugar de partir de que es libre por naturaleza, justifican esta libertad a partir de la culpabilidad, lo cual sería contrario a sus posturas ya que el hombre podría reclamar un orden moral basado en la vida y en los instintos vitales.

Utilizan pues la culpabilidad como un arma para someter a los hombres y conservar el orden nihilista. Además, estos valores tienen un carácter sobrenatural y se les imponen al hombre de una forma absoluta, sin posibilidad de cambiarlos.

Para Nietzsche los conceptos están muy unidos al lenguaje, de ahí la repetición de los mismos esquemas básicos por diversidad de filósofos (Dios, Sustancia, Esencia, Existencia); en otras palabras, la similitud que hay entre los conceptos está motivada por su parecido lingüístico, que predispone hacia una cierta filosofía. Así, la estructura sintáctica del lenguaje guía inconscientemente los sistemas filosóficos, de tal manera que aquellos idiomas que tienen gramáticas análogas o estructura similar generan filosofías parecidas.

Un ejemplo sería para Nietzsche la semejanza entre la filosofía alemana y la griega, debido a su relación lingüística, frente a la filosofía oriental, que posee otros esquemas sintácticos distintos. Así pues, la íntima unión entre los conceptos y el lenguaje se convierte en un arma engañosa del pensamiento.

Nietzsche realiza también una crítica a las ciencias positivas, a la matematización de la realidad. Se opone a esta por dos razones: Cuando medimos y cuantificamos no conocemos la verdad de las cosas, ya que la verdad nunca es cantidad sino cualidad. Según Nietzsche, el conocimiento científico no permite captar cualitativamente lo real. Cuando cuantificamos lo que logramos descubrir de la realidad es simplemente lo que nosotros mismos antes hemos considerado, es decir, cantidades y números.

Así pues, las ciencias positivas no nos sirven para llegar a la verdad; además lo más importante para Nietzsche en el conocimiento es aquello que nos permite fundamentar una valoración de la vida, para lo que no es útil la ciencia positiva. Por ahí llega a la conclusión de que la ciencia simplemente ha sustituido a la religión en la época moderna y es un arma que utiliza el poder para someter al individuo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami