Neo Club Press Miami FL

Sobre ‘La fiesta de Florinda y otros relatos’

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

Sobre ‘La fiesta de Florinda y otros relatos’

Rebeca Ulloa, Lourdes Cañellas y Usamat Hamud según Aristide

Sobre ‘La fiesta de Florinda y otros relatos’
Diciembre 16
07:50 2015

 

Tres mujeres se han puesto de acuerdo para entregarnos La fiesta de Florinda y otros relatos, recientemente publicado por Neo Club Ediciones. Es decir, un volumen de relatos escrito a seis manos. Y digo a seis manos sobre todo porque las tres autoras, en la medida en que escribían los textos, se los intercambiaban, los discutían, se señalaban aciertos y pifias.

Justo es que aparezca en el título “relatos”, porque eso son si nos atenemos a que los personajes están esbozados más allá de lo que el género cuento (si es que así se puede decir) exige; e igual ocurre con las tramas, que en no pocas de las 16 piezas que conforman el libro incluyen subtramas.

Ya sabemos que el cuento, como tal, o al menos yo me sumo a los que así piensan, es un solo un chispazo, el momento en que el personaje cruza la calle, sin que nos importe qué había hecho antes ni que hará después de cruzarla.

Los asuntos de La fiesta… son muy actuales, casi todas las narraciones se desarrollan en Cuba y casi todas exponen, para cuestionarlo, el orden establecido por “nuestro glorioso proceso revolucionario”; es decir, abordan la desgracia patria, desde el azote de los medios de transporte público hasta el “jineterismo” (o sea, la prostitución revolucionaria, llevada a cabo, como dijo aquel, por prostitutas universitarias), pasando por los pormenores de las escuelas en el campo o la “salvación” que representa el contrabando de especies básicas, desaparecidas para el cubano promedio por el toque de mágica varilla de quien ustedes saben.

Pero hay más que eso. Hay hondura humana. Pasiones encontradas. Humor isleño, las pérdidas y sus dolores, y, también, mucha esperanza pulverizada.

En líneas anteriores, al referirme al contenido de estos relatos, he dicho, con toda intención, “asuntos”, pues en ocasiones solemos llamar “tema” a lo que en realidad es el asunto o los asuntos de una obra literaria.

Presentación en el Festival VISTA, tercera edición

Ya lo sabemos: los “temas”, con variantes más, variantes menos, son los de siempre, los eternos, lo cual no significa que pueda surgir alguno nuevo en la medida en que transcurren las vidas, y las muertes.

Este libro es, entre otras derivaciones, sabroso. O sea, se lee sabroso, se goza, o se piensa, o quizás se gime, sin que tengamos que buscar la octava maravilla del mundo o destruirnos los sesos en busca de claves o leer de detrás hacia delante a ver dónde puso el huevo el carángano.

Vaya, que oficio aparte, la espontaneidad de Rebeca Ulloa, Lourdes Canellas Hamud y Usamat Hamud nos lleva a un sitio y otro como eso, como una fiesta, que claro, no siempre es la de “Florinda”.

Y asimismo nos muestran, vale aclarar, la otra cara de la fiesta, la que es imposible obviar cuando se incursiona en la realidad cubana de hace más de medio siglo, “la fiesta fea, digamos”.

A continuación una muy breve sinopsis de cada uno de los textos:

“La terminal”, de Lourdes Canellas Hamud se refiere a las angustias que debe pasar un cubano promedio para llevar a cabo un viajecito que en otros sitios del mundo es cuestión fácil. En este caso son estudiantes becarios que necesitan llegar a sus casas luego de una estadía en sus colegios. En este relato se fotografía con precisión hasta dónde el ser humano puede convertirse en el peor enemigo del otro, escasez, angustia mediante. El final es todo lo infeliz que esperábamos.

“Verano de amor”, de Rebeca Ulloa, aborda el reencuentro de amigos, o amantes, que no se habían visto hacía 50 años. Aquí, literalmente, corre la champaña y la nostalgia. Raquel y Bobby vuelven a verse, en tierra de libertad, pasada media centuria, brindan, brindan. Y recuerdan aquella película que alguna o muchas veces admiraron y da título al libro: “Verano de amor”. En esta pieza, como en otras del volumen, las llamadas redes sociales y las nuevas tecnologías, Facebook en este caso, juegan un papel importante. El final es sorpresivo, sorprendente y agrio.

“Sin fresa ni chocolate”, de Usamat Hamud, se va por el camino de los balseros, las Umap (Unidades Militares de Ayuda a la Producción). El tema fundamental de esta narración es la amistad; entre Luisito e Ignacio, dos seres muy distintos, pero grandes amigos. Creo que este es el planteo más atendible del relato: la unión de los dispares debido a intereses en realidad altruistas y por lo tanto alejados de la mezquindad ambiente; del rechazo a quien posea una orientación distinta.

“Yoandri”, de Rebeca Ulloa, es un texto que se pega fuerte al ánimo del lector. El relato lleva el título del personaje principal, un cubano que viaja a un país de Suramérica mediante una invitación personal de una novia o amante o algo así, que lo conoció en un viaje a Cuba. En los inicios de la lectura, yo me confundí: es casi un pecado que un varón se llame Yoandri. Pero así son las cosas en la patria. Algo impactante en este relato son las calenturas de la agresiva —hablando en términos de la carnalidad— Paola, que parecen no tener fin. Es dale y dale sin parar. El final es, como en otros textos de Ulloa en este libro, sorpresivo.

“La fiesta de Florinda”, de Lourdes Cañellas Hamud y que da título al volumen, tiene como personajes principales a Emilio, Marilyn y Marta. Pero no vayan a pensar que nos referimos a un triángulo amoroso. Es otro el asunto, que ahí se los dejo, solo aclaro que hay una propuesta muy interesante acerca de la lucha entre la virtud (o lo que creemos que es la virtud) y la pasión, o sería mejor decir el goce de la carne.

“Habitación 314”, de Rebeca Ulloa, he aquí la angustia amorosa, vinculada sobre todo con Angélica María, padeciente de una rara inclinación, hacia el gringo Tommy Smarch, finalmente burlado. En este relato se incursiona, como en otros, ya lo decíamos, en las nuevas tecnologías. Algo que, dicho sea de paso, se ha convertido en un escollo para la creación de ficciones en la actualidad. Como otros textos del libro, este abarca mucho tiempo indirecto. En “Habitación 314” se trata una de las variantes más ruines del “jineterismo” (la putería). Miami es una de las localizaciones principales de este texto. Samuel es quizás uno de los personajes más inicuos que nos hallamos en el libro. Pero la pregunta es: ¿no tendrá otra salida que serlo?

“El recuerdo de Eyder”, de Lourdes Canellas Hamud, tiene como planteo principal la pertinencia del amor, o de lo que quizás lo sea, a lo largo de muchos años. El recuento. La persistencia digo. Raúl y Eyder se encargan de contárnoslo.

“Cambio de zapatos”, de Usamat Hamud. La desgracia padre se le presenta a Elisa cuando intenta, porque lo necesita, cambiar unos zapatos que por equis camino adquiriera en las tiendas de divisas cuando estas se hallaban prohibidas para los cubanos. René es el tipo buena gente, de esos que con sus acciones nos anima a seguir creyendo en el ser humano, aun en medio de las tinieblas impuestas a toda una población.

“El amor de Sebastián”, de Rebeca Ulloa, tiene como escenario principal las escuelas en el campo. Del grupo de muchachas que toman categoría de personajes en la narración, la noble, la caperucita, es Margarita, quien, apenada, guarda intacto su “cofre”. Pareciera tener suerte al toparse con un alma gemela: Sebastián. Solo pareciera.

“La mayonesa”, de Usamat Hamud, se desarrolla fundamentalmente en Madrid. Es un texto cargado de crítica social hacia la situación en Cuba, y en el cual, aparte del delirio por o de la mayonesa, es Diego el personaje que más descuella; es el centro alrededor del cual gira todo un planteo que pareciera absurdo.

“La misión de Aymara”, de Lourdes Cañellas Hamud, es narración que se introduce en la promiscuidad de los albergues estudiantiles de Cuba. Podríamos decir que su tema es la traición impuesta y uno de sus asuntos el lesbianismo.

“La afortunada Sunilda”, también de Lourdes Cañellas Hamud, trata el asunto de la prostitución en Cuba, del jineterismo. Leyla, Ortrudis, Nancy, Yamilé quedan “congeladas” cuando Sunilda les comunica que “ayer estuve con Aldo y me dejó, a ver, adivinen…” Quinientos dólares le dejó Aldo. Una fortuna en la Cuba de entonces, en la actual. El contrapeso, contar el profesionalismo de Sunilda vienen a ser Robertico y Nancy, mansos, amorosos. Aquellos quinientos pesos tendrán su lado amargo. El personaje “duro”, el macho duro es Esmeregildo (qué clase de nombre), un máster en los asuntos del coito (que el amor es otra cosa). Este relato asume con toda crudeza la lucha por sobrevivir aun echando adelante lo que fuese.

“La Tata”, de Rebeca Ulloa, es un canto lírico. La Tata, su casa de huéspedes, Guantánamo, su Base naval, son tres de las localizaciones fundamentales de la narración. Enjundiosa historia de la relación entre la Tata y la niña y luego mujer Romy. La Tata apunta a solterona, hasta un día, ya veremos. Este relato se desarrolla en mayor medida en la Cuba republicana.

“Estrés, es Tres (3)”, de Usamat Hamud, emprende el camino del adulterio, la singular pasión entre tres precisamente. Y la envidia, el actuar viperino, y también la pérdida de ciertas atributos éticos que parecían pétreos.

“El talento de Junior”, de Lourdes Cañellas Hamud, tiene como asunto fundamental justamente las dos palabras que conforman el título, Junior y su talento. Se desarrolla en un albergue de estudiantes, en Cuba. Él es un “negrote extremadamente musculoso, duro como una piedra” y su novia, Margarita, “rubia como el sol, de ojos muy azules, delgada como un suspiro”. Excepcional esta relación. Junior, cuyo talento al parecer es eso que “se insinúa enorme bajo la toalla” se la pasa amenazando a las demás chicas del albergue: piensa “darles” a todas, reitera. Ya veremos de qué se trata. Este texto resulta más bien un divertimento.

Cierra el libro “La baronesa del Olancho”. Su escenario principal es la ciudad de Miami y la cafetería cuyo nombre aparece en el título. Las disquisiciones de quien se hace llamar Baronesa van in crescendo hasta entregarnos un final inesperado, triste tal vez, repleto de carga humana seguro. Quizás sea esta la pieza de más intensidad del volumen.

Dicho lo anterior, convoco a que los presentes terminen la lectura que he insinuado en lo dicho y que, como decía aquel, “ayuden al artista cubano”, y a las editoriales también, agregaría yo. Es decir, compren el libro:

http://www.amazon.com/fiesta-Florinda-otros-relatos-Spanish/dp/1519357605/

Sobre el autor

Félix Luis Viera

Félix Luis Viera

Félix Luis Viera nació en Santa Clara en 1945. Ha publicado seis poemarios, tres libros de cuentos y cuatro novelas, más la noveleta “Inglaterra Hernández”. Su libro de cuentos “Las llamas en el cielo” es considerado por muchos un clásico del género en su país. En Cuba, recibió en dos ocasiones el Premio de la Crítica. Su novela “Un ciervo herido” —traducida al italiano en 2005— ha recibido una notable acogida de público y crítica. Su más reciente novela, “El corazón del rey”, incursiona en la década de 1960, cuando en Cuba se establecía la llamada revolución socialista. Su poemario “La patria es una naranja” fue merecedor en 2013, en Italia, de uno de los premios “Latina en Versos”. Comenzó su carrera literaria con el poemario “Una melodía sin ton ni son bajo la lluvia”, Premio David de Poesía en 1976. Desde 1995 reside en la ciudad de México.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Rebeca Esther Ulloa
    Rebeca Esther Ulloa Diciembre 17, 14:09

    Rebeca Esther Ulloa
    diciembre 17, 14:07
    Queremos agradecer publicamente a Felix Luis Viera por habernos dedicado tiempo y espacio para leerse nuestro libro, comentarlo y presentarlo… igualmente nustras gracias para Añel e idabel.. preciosas personas, organizadoras del Vista donde presentamos el libro y muy pero muy agradecidas con nuestro editor Armando Añel

    Reply to this comment
  2. Lourdes
    Lourdes Diciembre 21, 16:43

    Gracias a los que han hecho posible el proyecto de este libro. Al editor, presentadores y quien nos escribe este artículo, Félix. Y a Rebeca por el empuje y la ilusión, que es quien a llevado el timón y quien ha creído.

    Reply to this comment
  3. Armando Añel
    Armando Añel Diciembre 22, 04:18

    ustedes han hecho un gran trabajo, agradecidos nosotros!

    Reply to this comment

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami