Neo Club Press Miami FL

Sonámbulo

 Lo último
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....

Sonámbulo

Sonámbulo
noviembre 24
13:14 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si fuera el enemigo
al que le quebré su corazón
cuando lo resucitaba
de su propia violencia.

Si pudiera mirar en los ojos
de quien conoce mis secretos
y todavía no sabe si me adora
o me encristala
como a sus tres elefantes de cara
frente a las puertas de entrada
donde se empinan todos los horizontes.

Si fueran aquellas noticias
de viajes lejanos que añoramos en la juventud
al adentrar los pies en remotas
paranoias del sueño con raras geografías.

Aquí hay lugar para todos
hay fuentes de agua
pérgolas y zafiros
y jaulas donde retozar con los leones
y escondites para estarse cada vez más cerca,
tocándonos en el Príamo
de estos lienzos con sus improvisados
bordes de oro que también fueron
aquellas lentejuelas
del sonámbulo, ebrio,
que caminaba en su oscura
enunciación sin partida,
deslizándose
en el medio de trenes bajo tierra
deslizándose
en metálica cascada
sobre los rascacielos neoyorquinos
como un fantasma
sobre aquel pueblo de paja
como la púrpura de todos los pesares.

Si solo fuera un enemigo:
“pero ustedes dioses que habitan por doquier,
¿es verdad esta vida que tengo?”.
Me quedo en el umbral de mi cabeza
de matavacas
con la vena gruesa mostrando
la sangre que llevo
de la luz al matadero.

A cada rato quiebro un corazón
y pago el precio de ser siempre
un desconocido.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Abreu Felippe

El guardián en la batalla

José Abreu Felippe

Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos

Leer más
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: