Neo Club Press Miami FL

Surcos de humo en tu reinado

Surcos de humo en tu reinado

Surcos de humo en tu reinado
marzo 29
21:51 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace años no me fumo un granizo
son imposibles gotas de imbecilidad
con las que pude soñarte.
Pero bebo tu leche como una enfermedad.
Tu cuerpo no ha crecido  ´
tu sexo es otro
un racimo que ha descolgado la rama.
Soy un tipo que salta entre esos desmanes
y tú fumas, haces surcos de humo
cuando lloro de rabia o placer porque sabes estrujarme.
Tienes una boca como si el almíbar fuera un cuerpo
con todas sus fatigas y sudores
hay baba y lengua donde he dispuesto asesinarte.
Pero cuelgas demasiado para que puedas hundirte
y miras mi expresión debajo del granizo
de una mirada frívola que nadie más entendería.
Eres un cuerpo que pueda verse como una derrota
y eres una reina victoriosa con un trono
te colocas sobre mí y dejas el peso del orine
y luego no dejo de ser la baba de uno de tus senos
como una ropa a la que quisieron tender sin manchas.

La vida que me das cose ese milagro
y respondo de cabeza hacia el fondo
como un muerto iluminado.

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más