Neo Club Press Miami FL

Thamacun, la isla que pudimos ser

Thamacun, la isla que pudimos ser

Thamacun, la isla que pudimos ser
diciembre 05
08:04 2012

En tiempos en que el tiempo apenas si alcanza, encontrarse un libro cuya lectura fluya rápidamente es un aliciente. Esto lo consigue Erótica, novela de Armando Añel. Primero porque te engancha su historia y, segundo, porque está escrita de manera que el lector no se sienta aplastado por un mamotreto de cuartillas interminables, lujo que pueden darse nada más los del gremio, y sólo con los clásicos. Esto sin dudas se agradece.

Se ha asegurado, con razón, que la novela de Añel rompe el maldito hechizo de la banalidad en el realismo de la literatura cubana. Yo diría mejor que Erótica se escapa de una constante que ha de seguir viéndose, lamentablemente, en las letras criollas, y sin importar orillas. Entre otras cosas porque este libro es ajeno a la pretensión de cubanizar o volver local lo que nos cuenta, y sobre todo, por mostrarnos con simplicidad nuestros defectos, al hablarnos sobre un estilo de vida y pensamiento que bien pudo ser nuestro, y que dejamos escapar por ese chauvinismo enfermizo que a toda hora nos asiste a los cubanos.

eroticaCompuesta por crónicas paralelas que a su vez confluyen, Erótica nos narra la vida en Cumberland, la tierra lo mismo de Alicia y su conejo, la que bien puede considerarse el islote soñado. Allí, donde se sabe con absoluta certeza que “el nacionalismo es letal en cualquiera de sus variantes”, los problemas verdaderamente serios se resuelven de manera que mejoren lo vivido diariamente y sin pretensiones de trascendencia o posturas épicas, con la ayuda del Consejo de los Consejos y la sabiduría de próceres tales como Meneito, “arquitectura galopante”, eternizada; Victoria de las Flores, cantinera del restaurante “Apetitos Perpetuos”, creadora del “Trago”; Barnes Talavera, quien descubrió cómo le entra el agua al coco y aseguró, además, que “el amor es flujo de información”; Emenegildo Evans, respetado entro los respetados, autor de “Biografía de un espermatozoide”; o Kanú Sisborne, inventor del “chaleco de castidad”, instrumento que fue utilizado por El Innombrable para protegerse de cualquier ataque que llegase por su retaguardia durante sus cincuenta años en el poder, en la otra Isla.

Esos son los héroes que habitaron Thamacun hasta que este desapareciera en 1960, víctima de la estrategia castrista de tierra arrasada. Luego, el islote resurge de manera virtual en la Red, como El Hecho. Padre de la reformulación de la autoestima y la desmitificación, El Hecho se traduce en un nuevo concepto de heroicidad –esa gedeonada actitud que tanto daño nos ha provocado—; sus intérpretes se preocuparon por legislar leyes tan necesarias y adelantadas como permitir que el pollo se pueda comer con la mano y podamos, después, chuparnos los dedos.

Por otra parte, están las pesquisas de una pareja que sigue a diario a personajes reales dentro de esa virtualidad que ahora vive Playa Hedónica, una blogoisla donde los hay que se apoyan, otros se odian y una buena parte se hace literalmente trizas. Playa Hedónica, como ya se ha dicho, recrea las pasiones –bajas y altas— que han recorrido la blogósfera criolla en forma de “conjura de los necios”; un ultranacionalismo puntoCON que nos marca la piel –ese lienzo perpetuo que a veces cuidamos poco— muy desfavorablemente.

Erótica, libro cuyo diseño atrapa y sugiere, publicado por Neo Club Ediciones, se diferencia, y para bien, de lo hecho hasta ahora por la literatura cubana contemporánea:

http://www.amazon.com/Er%C3%B3tica-Spanish-Armando-A%C3%B1el/dp/1493583557/

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más