Neo Club Press Miami FL

Tócate el trigémino

 Lo último
  • A propósito de Pilgrim Souvenir   Este disco de AdriáNomada es un perfecto antídoto para una época tan necia como la presente, caracterizada por la búsqueda del rendimiento inmediato y las angustias cortoplacistas del voluble...
  • La piel de Michael Jackson   Ocurrió el 27 de enero de 1984. Michael Jackson filmaba un comercial para Pepsi Cola en el Shrine Auditorium de Los Ángeles cuando, durante la sexta toma del rodaje,...
  • La llave, el reguetón y la carroña   Hay una enorme disparidad numérica entre los que ahora reclaman enardecidos que le quiten las Llaves de Miami al dúo Gente de Zona y los que no dijeron nada...
  • Video: Nieto de Castro con Gente de Zona y los Yankees   El nieto y guardaespaldas del gobernante cubano Raúl Castro, Raúl Guillermo Rodríguez Castro, alias ‘El Cangrejo’, apareció este miércoles bailando reguetón con el grupo Gente de Zona, y portando...
  • Bebo Valdés, la música en el exilio   De Bebo Valdés, uno de los pianistas más importantes que ha dado Cuba, uno de sus grandes músicos de todos los tiempos, apenas si se habla en las calles...

Tócate el trigémino

Tócate el trigémino
septiembre 10
03:38 2015

 

El trigémino es el nervio que recoge y trasmite la sensibilidad de varias partes de la cara, incluyendo la boca y los senos paranasales. Un ejemplo claro sería la sinusalgia aguda que sentimos al tomar una bebida helada, o sea, eso que conocemos popularmente como ‘la punzada del guajiro’. ¿Quién no la ha sentido alguna vez al tomarse un refresco frío o un jugo a punto de congelación? No resulta nada agradable.

La pejiguera del trigémino se puso de moda en Cuba a fines de la década de los años veinte (obviamente, del siglo pasado), dejando su impronta incluso en letras de la música popular. Al punto de que muchos años después, en la Isla de mi niñez, se seguía oyendo el viejo dicho: ”Tócate el trigémino. Y si no te resulta… ponte un moto de guayacol”.

Ahora, revisando el estado del arte, me entero de que también en Argentina hubo lo suyo: un tango titulado ‘Opérate el trigémino’, de Enrique Minotto, y un espectáculo en son de farsa, ‘Tócame el trigémino, nena’. ¿A qué se debía pues tanta mofa y befa con el trigémino, que ni con el tan ridiculizado vaso de agua de Clavelito?

Pues resulta que en San Sebastián, País Vasco, existía un médico que supuestamente realizaba curas milagrosas pinchando el trigémino con agujas o estiletes muy finos. El famoso otorrino se llamaba Fernando Asuero y llegó a contar con una nutrida clientela que acudía a su consulta desde todas partes. Con su novedosa terapia –aseguraban los incautos– el Dr. Asuero era capaz de curar a paralíticos, epilépticos, asmáticos, entre otros enfermos incurables para el nivel de desarrollo de la época. Mas todo resultó un bluf. Un fraude sin paliativos. Una trola insostenible.

Ya nadie se acuerda del Dr. Asuero ni de sus tratamientos milagrosos, a pesar de que nos dejó un palabro para la jerga médica: la ‘asueroterapia’. Dentro del imaginario cubano, sin embargo, el trío Matamoros inmortalizó al célebre charlatán, si bien en tono de choteo, con su conocido son ‘El paralítico’:

“Dice un doctor farolero
mucho más bueno que el pan:
Anda, ve a San Sebastián, negra,
para que te opere Asuero.
Pero bota la muleta y el bastón
y podrás bailar el son”.

Miguel Matamoros sabía bien que la mejor terapia eran lo sones que componía, que tocaba y cantaba como voz y guitarra prima junto con Siro Rodríguez (voz segunda, maracas) y Rafael Cueto (guitarra acompañante). Qué trío tan inigualable. ¿De dónde serán, ay mamá?

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami