Neo Club Press Miami FL

Todo esto sin Heydi: palabras de Víctor, el que vence

Todo esto sin Heydi: palabras de Víctor, el que vence

Todo esto sin Heydi: palabras de Víctor, el que vence
agosto 25
23:22 2014

Víctor Manuel Domínguez ha compilado un poemario para escapar y para meterse en la tradición; una paradoja difícil de entender si no atinamos a ver la lírica castellana como una zona de constantes rupturas. Café sin Heydi frente al mar (Neo Club Ediciones, 2014) es un libro de textos reposados y, como Domínguez profesara alguna vez, “no hay más experimentación que seguir escribiendo”.

Café sin Heydi… está lleno de insinuaciones a Quevedo y Espronceda; a Martí y Vallejo, pero también a la aridez de Raúl Hernández Novás y la rabia de Raúl Rivero. ¿Qué nos revela quien habla de amor? Traspasar los umbrales del alma acaso, o explorar en nosotros mismos. Cada verso lanzado al aire es una saeta sin regreso: “En sus piernas se declara la guerra/ pasan lentos los trenes”. Víctor Domínguez inicia un viaje hacia atrás, pero no en el tiempo sino en los caminos recorridos por ciertos poetas que se han dado en llamar experimentales.

Si para T. S. Eliot “las formas de la poesía son las carencias del poeta”, Domínguez descansa los miedoCAFE-cover-1 (4)s y las angustias de nosotros mismos en esas voces, en esos amantes a orillas de un lago que nos envían mensajes a todos, fantasmas que nos piden de nuestro aliento para que nos rindamos a destiempo.

“Entre tú y yo / se mueve una ciudad/ entre las ruinas / nace una voz de alambre en los portales”. En cambio, esta no es una insinuación. Con la poesía de Domínguez entramos de lleno en la sincronía de todos los sentidos: vida y muerte aparecen aquí tal vez cuando la mujer amada se ladea siquiera. No hay aquí un amante despechado, pues el sobresalto por la mujer que ha vuelto de todas las despedidas es el resorte para seguir cantando (a la manera de los vates del medioevo).

Por último, es loable cómo el autor se ha apropiado de la desacralización del amor, un recurso que viene también de Quevedo, el teatro bufo o lo mejor de la picaresca criolla: las palabras luz, amor, paz o ventura, llegan aquí con doble o más sentidos.

Víctor Manuel Domínguez nos obliga a ser lectores avispados (avisados, dirían los críticos): Heydi, frente a un mar de preguntas, apuesta por ganarnos la partida.

Sobre el autor

Luis Felipe Rojas

Luis Felipe Rojas

Luis Felipe Rojas (San Germán, 1971). Escritor, periodista y realizador audiovisual. Gestor de contenidos multimedia y fotógrafo free lancer. Edita el blog Cruzar las Alambradas desde el año 2009. Ha publicado los poemarios “Secretos del monje Louis” (2001), “Cantos del malvivir” (2004), “Anverso de la bestia amada” (2005) y, con Neo Club Ediciones, “Para dar de comer al perro de pelea” (2013). Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más