Neo Club Press Miami FL

Tratas poco tratadas: Breve historia comparativa de la esclavitud

Tratas poco tratadas: Breve historia comparativa de la esclavitud

diciembre 11
06:21 2012

trataDesde mucho antes de que a finales del siglo XV los navegantes portugueses rodearan el continente africano en busca de las especias y tesoros de la India, la esclavitud  y venta de seres humanos era el motor económico fundamental de África.

Son escalofriantes las proporciones que ahora se conocen del nivel de esclavitud de los súbditos en los reinos que surgieron bajo la égida del Islam. En Senegal y Gambia, entre 1300 y 1900, cerca de un tercio de la población era esclava. En los reinos de Ghana (750-1076), Mali (1235-1654), Segou (1712-1861) y Songhai (1275-1591), cerca de un tercio de la población estaba sumida en la esclavitud. Aun en el siglo XIX padecían esa misma suerte la mitad de la población de Sierra Leona y Camerún, y etnias como los Igbo del bajo Niger sufrieron tal espolio con la venta como esclavos que prácticamente fueron extinguidos. La mitad de los súbditos de los Duala, los Kongo y otros pobladores de los reinos angolanos de Kasanje y Chowke sufrieron la misma suerte. Por igual ocurrió entre los Ashanti y Yorubá. En el reino de Bornú (1398-1853) la tasa de población esclava fue entre el 40-50%, y la tasa de servidumbre forzosa osciló de manera constante entre uno y dos tercios de los habitantes de los estados Fulani jihad.

A medida que la Trata Atlántica se hizo más dinámica con el transcurso de los siglos, el número de esclavos en estas poblaciones aumentó dramáticamente. Así ocurrió con la mitad de la población de la etnia hausa en el califato de Sokoto en el siglo XIX, y se estima  que más del 90% de la población de Zanzíbar y la mitad de la isla de Madagascar era esclava. La trata de esclavos representó la mayor fuente de ingresos del estado de Bornu hasta el mismo 1898.

Y tal como el Imperio Bambara en el este y el Reino de Khasso en Dahomey, Benín se volvió inmensamente rica en los siglos XVI y XVII con la venta de esclavos capturados entre la población del patio y los estados del interior del continente, siendo vendidos a los mercaderes de carne humana holandeses, portugueses y franceses que los transportaban por cientos en cada travesía. A tal punto fue el despojo que algunos historiadores afirman que el total de personas removidas de sus lugares de origen, muertas en las marchas por el desierto hasta las costas occidentales y orientales o asesinadas en los ataques para capturarlos, al finalizar la trata fácilmente superaban los 65 000 000 de habitantes que actualmente pueblan esa inmensa región subsahariana.

La Trata por el Atlántico alcanzó su marca más alta en el siglo XVIII. Las  extensas y enormes capturas de africanos en lo profundo del continente fueron llevadas a cabo por los mismos reinos africanos,  como el Imperio Oyo (Yoruba), el Imperio Kong, los reinos de Fouta  Djallon, Fouta Tooro, Koya, Kaabu, Dahomey y las confederaciones Fante, Ashanti y Aro, pues los europeos raramente penetraban en África por temor a las enfermedades y a moverse en un terreno desconocido, sujetos a la fiera resistencia de los nativos.

El fin de la trata impuesta por los británicos a principios del siglo XIX fue un verdadero golpe  para  los sátrapas autóctonos que se beneficiaban de la venta de sus súbditos y para las economías de sus estados. Y las protestas ante la medida fueron expresadas. Horrorizado por las consecuencias de la ley aprobada por el Parlamento británico, el rey de Bonny (ahora Nigeria), expresó:
 
“Creemos que este comercio debe continuar. Ese es el veredicto de nuestro oráculo y sacerdotes. Ellos dicen que su país (Gran Bretaña), aunque grande, nunca debe detener un comercio ordenado por Dios mismo”.

Y en la década de 1840, el rey Ghezo de Dahomey aseguró que:

“El comercio de esclavos es el principio guía de mi pueblo. Es la fuente y gloria de su bienestar… la madre arrulla al niño con notas de triunfo sobre un enemigo reducido a la esclavitud…”.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami