Neo Club Press Miami FL

Trump, el exilio y la Base de Guantánamo

 Lo último

Trump, el exilio y la Base de Guantánamo

Trump, el exilio y la Base de Guantánamo
agosto 10
15:18 2018

¿Cuál es la razón fundamental de que el castrismo controle Cuba con la mayoría de la comunidad internacional legitimando, incluso apoyando, su régimen? Sencillamente, que dicho régimen acapara, de facto, la inmensa mayoría del territorio nacional, exceptuando la bahía de Guantánamo. Por supuesto, hay otras muchas razones –la dificultad de nuestra cultura para organizarse en democracia, el antinorteamericanismo al uso, el mito revolucionario, etcétera–, pero la del control territorial es, probablemente, la determinante.

De lo que no cabe duda es de que si el exilio encontrara asentamiento en suelo cubano ya no sería más exilio, ya podría imaginar el futuro con posibilidades reales de establecer, a la corta o a la larga, un Estado de Derecho en Cuba. Y la administración Trump, aunque pueda sonar estrambótico decirlo, parece la más adecuada para servir de trampolín a esa suerte de utopía exiliar: reconquistar Cuba (la base) para los cubanos… y para los hoteles Trump, por supuesto.

Hoteles Trump en los que los exiliados cubanos rentaríamos habitaciones y a los que iríamos a comer y a bailar en nuestros ratos de ocio (se entiende). En esta zona de Guantánamo hay territorio de sobra para levantar un enclave turístico –sin desmantelar la base militar– administrado por exiliados cubanos.

¿Por qué Trump y por qué ahora? Una pregunta para responder preguntando: ¿Por qué un presidente como Trump, mediáticamente revolucionario, populista, no entregaría a los cubanos exiliados una parte de la base de Guantánamo, tal vez aquella en la que permanecieron detenidos durante años decenas de terroristas, más otro cacho? Simbólicamente, sería como entregar la “prisión” a sus legítimos dueños, los cubanos, cuando se cumplen 60 años de dictadura; sería desembarazarse de un símbolo malo para echar las bases de uno bueno.

Se trataría de una propuesta nada tradicional, ciertamente, pero hecha a un presidente novedoso, que ha demostrado cierto atrevimiento… más abundante descaro. Para alcanzar este punto, sin embargo, es necesario estructurar desde el exilio un movimiento que trascienda intereses personales y protagonismos para promover el bien común, para representar al conjunto. No se trata de potenciar a un caudillo ni establecer una forma ideológica de Gobierno. No cabe tomar el proyecto como un instrumento de promoción personal o como base desde la que teledirigir determinada agenda política. Se trata únicamente de regresar a Cuba, de fomentar una alianza colectiva por el bien individual. En el ámbito exiliado, a un objetivo así la izquierda, el centro, la derecha; liberales, socialdemócratas, conservadores; dialogueros y de línea dura, no podrían ponerle peros.

Pero, ¿estamos los cubanos preparados para plantarnos ante el Gobierno de Estados Unidos, como comunidad formalmente constituida, con una propuesta semejante en las manos? Si un día diéramos el ejemplo y pudiéramos interactuar en democracia más allá de rencillas, envidias y afanes protagónicos; si un día pudiéramos llegar a la Casa Blanca como “Gobierno” en el exilio, con una propuesta viable y previamente sometida a consenso; si un día fuéramos capaces de construir alianzas efectivas e instituciones representativas no de un segmento intelectual o grupo de poder, sino de toda la comunidad exiliada o su inmensa mayoría; si un día, en fin, actuáramos en base al resultado más que a la ideologización del enunciado, le sería mucho más fácil a Washington, y al mundo en general, tomarnos en serio.

Claro, no sería cosa de coser y cantar. Sobre todo porque Trump es sólo una posibilidad instrumental: el verdadero cambio debemos impulsarlo los cubanos, con humildad y persistencia. El cambio tiene que venir de adentro… de nosotros. Deberíamos, al menos una vez, ponernos de acuerdo sobre la posibilidad de entrar a Cuba por la bahía de Guantánamo.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

El monumento

José Gabriel Barrenechea

¡Qué íbamos a imaginarnos que él andaba por estos rumbos! Eso fue por allá por 1968 o 1969, y aquí estábamos consagrados de a lleno en lo de los diez

Leer más
  Rafael Vilches

Como un sueño holandés

Rafael Vilches

devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí

Leer más
  Juan Carlos Recio

Epílogo

Juan Carlos Recio

                  Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami