Neo Club Press Miami FL

Trump y la estafa de la ONU

 Lo último
  • Lincoln Diaz-Balart: Se acabó la luz verde para los Castro   Las tres condiciones citadas por el presidente Donald Trump el pasado viernes en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana de Miami, imprescindibles para poder levantar el embargo...
  • Trump estremece el Artime con su condena al castrismo En el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana de Miami, el presidente Donald Trump esbozó este viernes una nueva política hacia Cuba, cuyas líneas maestras pasan por frenar el...
  • El congresista Steve Scalise El congresista republicano Steve Scalise, quien fuera víctima ayer de un ataque terrorista por parte de un simpatizante del senador Bernie Sanders, sufrió heridas internas y hemorragia severa según un...
  • Rubio y Díaz-Balart, decisivos en la nueva política hacia Cuba El senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz-Balart, ambos representantes por la Florida, estuvieron en la Oficina Oval en mayo pasado y pidieron al presidente Donald Trump que impulsara...
  • Puerto Rico, ¿estado 51? Puerto Rico, estado libre asociado de Estados Unidos, votó el pasado domingo a favor de convertirse en el estado estadounidense 51. Lo hizo el 97, 18 % de los votantes....

Trump y la estafa de la ONU

Trump y la estafa de la ONU
Enero 27
16:45 2017

 

Donald Trump ha comparado a la ONU con un “club para charlar y divertirse”. Y para desdibujar e incluso corromper el ámbito de derechos y libertades que un puñado de países civilizados ejemplifica aún en este mundo, cabría agregar. La nueva embajadora estadounidense ante el organismo, Nikki Haley, ha asegurado que tiene el encargo “de analizar a fondo el funcionamiento de la organización”. Ojalá su análisis desemboque pronto en la evidencia de que hay que expulsar a los violadores de los derechos humanos complotados en Naciones Unidas o abandonarlos a su miseria… en otra sede de otro país.

En los tiempos maximalistas que vive Estados Unidos, políticamente insurrectos, sería una decisión consecuente. Y una radicalización humanitaria, de las pocas que así pueden calificarse.

En su momento, hace ya un lustro, el desesperado llamado de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, pidiendo que más países rompieran relaciones con el actual régimen sirio y tomaran acciones “efectivas” para proteger a ese pueblo en desbandada, sonó a chiste de patio de colegio. ¿Dictaduras rompiendo relaciones con dictaduras? ¿Regímenes de fuerza protegiendo los derechos de civiles masacrados por un régimen de fuerza?

La ONU al parecer trastorna. O tal vez Nueva York en lontananza, con tanto rascacielo a la vista. Nada mejor para describir la actual situación del organismo mundial que las palabras pronunciadas por el embajador de Estados Unidos allí, Kevin E. Moley, durante la administración de George W. Bush. Decía entonces el funcionario estadounidense que era imprescindible mejorar la composición de una entidad “cuyos integrantes deberían cumplir una serie de condiciones sobre respeto y defensa de derechos humanos a las que ahora no están obligados”.

La democratización de la ONU, su conversión en baluarte efectivo de la defensa de los derechos humanos, las libertades civiles y la seguridad internacional, debería pasar por la selección –por lo menos por una valorización diferenciada– de los gobiernos que la conforman. O por la salida del organismo de aquellos gobiernos que de verdad apuestan por los derechos humanos, las libertades civiles y la seguridad internacional, y su reinserción en una nueva organización. Resulta grotesco que regímenes despóticos, que ignoran la voluntad popular y/o ejercen el poder a la fuerza, se autoproclamen representantes de sus respectivas sociedades, en igualdad de condiciones —sus votos en la ONU cuentan tanto como los del resto— con respecto a quienes han sido legitimados en las urnas, en comicios plurales y transparentes.

Mientras esto no ocurra la comunidad internacional –la civilizada— seguirá atada de pies y manos frente al genocidio, la estafa y el chantaje, o reaccionará demasiado tarde ante ellos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. El Mano
    El Mano Enero 27, 21:29

    Muy bueno, amigo, muy bueno. Te felicito. Un abrazo.

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel Enero 29, 13:47

    Un abrazo maestro, mil gracias

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami