Neo Club Press Miami FL

U.G. Krishnamurti, Beatriz Preciado y la naturaleza del yo

U.G. Krishnamurti, Beatriz Preciado y la naturaleza del yo

U.G. Krishnamurti, Beatriz Preciado y la naturaleza del yo
Marzo 31
02:06 2014

Gracias a las recomendaciones de Adrián Morales (AdriaNómada), ese incansable explorador del futuro, descubrí hace poco las “ficciones” de Beatriz Preciado sobre las ficciones políticas. Entrecomillo en el primer caso para deslindar y explicarme mejor: Si como he sugerido vivimos en Matrix, o habitamos un universo programado ya sea como hologramas o sueño alucinógeno, poco importa frente a la realidad del vuele, del Gran Santo Adelante: la vida tal y como la conocemos es una comedia y, por tanto, habría que vivirla así. Lamentablemente, la política cultural condicionada de que nos habla también Preciado, la ficción política, desde hace siglos nos empuja a vivir la vida trágicamente, como drama. Cuestión de géneros solamente, observará inteligentemente el lector, pues al fin y al cabo todo es ficción. ¿O no?

Apuesto a que sí. El detalle radica en que la ficción puede ser más rentable, vívida y creativa desde la comedia. ¿Quién quiere formar parte del espectáculo, ya sea como público o elenco, para padecer? Solo los tontos.  Y los animales no saben reírse.

En esa teoría de la negación del conocimiento, o más bien del conocimiento establecido, de la ficción cultural,  Preciado entronca en algún punto con U.G. Krishnamurti (el otro Krishnamurti), para quien si no estás en conflicto contigo mismo no puedes estar en conflicto con la sociedad.

Entonces, tal vez, se trata de aceptar la existencia de lo que no está, de lo que no existe en uno mismo –como la mujer, frente al mar, acepta que la despeine el viento–, para, sin mayores molestias, reinventar y proyectar lo existente en sí (la naturaleza del cuerpo propio, de la mente bajo nuestro pelo). Pongámoslo de esta manera:

―No soporto a la gente acomplejada ―se quejó él.

―Pues gracias a ellos escribes esas novelitas que escribes ―le recordó ella.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami