Neo Club Press Miami FL

Últimos destellos del faro de América

 Lo último
  • Felicidades desde el mundo que nunca se acaba   Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia...
  • Las heces de la utopía revolucionaria   La mayoría de los habaneros parece coincidir en el criterio de que nunca antes se vieron tantos adolescentes, jóvenes y hasta niños enajenados en las calles de la ciudad....
  • Castro For Ever   La esencia del poder soviético nunca se asentó en el dominio de una familia, sino en el rígido control del Partido Comunista y sus cruentas purgas intestinas, como ente...
  • Escoltas para los nuevos ricos cubanos   En La Habana de hoy, si eres un músico popular de ranking o cualquier otro tipo de hombre de éxito que mueve dinero (da igual si es lícito o...
  • Ecología y tiranía: riman pero no armonizan   Innumerables, y de amplio conocimiento público, son las catástrofes ecológicas ocurridas en Cuba durante los últimos decenios. Desde el arrasamiento de los árboles frutales que tuvo lugar en la...

Últimos destellos del faro de América

A la caza en Al Capricho, de la calle Obispo (foto del autor)

Últimos destellos del faro de América
junio 20
15:29 2016

 

Nunca inspiran tanta lástima las jineteras de La Habana como cuando las vemos acompañadas por esas momias del estalinismo europeo y estadounidense que hoy constituyen su clientela VIP. Realmente hay que tener el corazón situado en medio del pecho no ya para irse a la cama con uno de tales carcamales pedorros y malolientes, sino para soportar apenas su cercanía.

Tan pronto desembarcan en la Isla, sin quitarse el polvo del camino, estos hidalgos viajeros alimentan su espíritu yendo a la Plaza de la Revolución y al santuario del Che en Santa Clara. Luego, invariablemente, les toca el postre. Así que se despelotan en la habanera calle Obispo, en los entornos del Parque Central y en La Rampa, en pos de nuestras puticas, últimos destellos del faro de América.

“Qué desperdicio, compadre”, exclaman los varones del patio al verlos negociando el lance, mientras las mujeres susurran, burlonas, y los más viejos se escandalizan con “las vueltas que ha dado aquí la vida”. Pero ellos siguen en lo suyo, como si tal cosa, confiados, al parecer, en que han dejado la respetabilidad a buen resguardo, más allá de los mares, junto a sus ancianas esposas.

Si fuera posible tener en cuenta el pudor o el sentido común cuando de ellos se trata, habría que preguntarse por qué al menos no procuran que les lleven a las jinetas hasta un lugar apartado, donde estarían esperándolas sin necesidad de exponerse tan descaradamente al esperpento y al ridículo. Pero eso no va con ellos. Es obvio que han resuelto disfrutar como Dios manda de su última orgía revolucionaria, ya que sólo el diablo sabe el sacrificio que les costó organizarla, reuniendo durante años, céntimo a céntimo, el remanente de sus salarios como jubilados.

Lástima que no existan estadísticas que reflejen cuántas bajas ha sufrido la revolución mundial como consecuencia de infartos provocados por estos encuentros entre las aguerridas momias y nuestras flores de fango de la herencia fidelista. En cualquier caso, ellos dirían que murieron por el socialismo, si es que lograron decir algo antes de cerrar el pico, al fin, para siempre.

“La vejez es una enfermedad incurable”, nos dejó advertido Terencio. Pero puede ser que no tuviese razón, al menos si lo aplicamos a este asunto. Creo que más certera fue mi abuela, quien no estaba de acuerdo con eso de que algunas personas pierden la vergüenza al envejecer, porque ya nada les importa. Quien no tiene vergüenza en la vejez –decía ella– es porque nunca la tuvo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami