Neo Club Press Miami FL

Un año de relaciones Cuba-Estados Unidos: Del fracaso y del éxodo

 Lo último
  • Lula y la corrupción latinoamericana Lula da Silva ha sido condenado a más de nueve años de cárcel por corrupción y “lavado de dinero”. Todavía puede apelar la sentencia y salir absuelto. No creo que...
  • Venezuela al borde del abismo Luis Almagro ha vuelto a la carga. Al Secretario General de la OEA, como a medio planeta, le pareció repugnante el asalto de las turbas chavistas a la Asamblea Nacional....
  • ¿Por qué Leopoldo López fue liberado? El líder opositor Leopoldo López, referente de millones de venezolanos en la lucha contra el régimen castrochavista, ha salido de la cárcel tras tres años de reclusión y pasado a...
  • Cabello, calvo. Maduro, podrido Cabello se va a quedar calvo y Maduro, podrido. Tiempo al tiempo. Me refiero, por supuesto, al primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y al...
  • ONU: Embajadora estadounidense critica a Cuba y Venezuela La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, instó este martes al régimen venezolano de Nicolás Maduro a abandonar el Consejo de Ginebra. “El rápido deterioro de...

Un año de relaciones Cuba-Estados Unidos: Del fracaso y del éxodo

De regreso: el pelotero Yasiel Puig saluda al hijo preferido de Fidel Castro tras haber abandonado Cuba en 2012

Un año de relaciones Cuba-Estados Unidos: Del fracaso y del éxodo
Diciembre 17
11:07 2015

 

El humo del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos se ha vuelto niebla. Una neblina a través de la cual los estudiosos de la realidad cubana intentan orientarse infructuosamente, porque su densidad solo puede atravesarse a golpe de matavacas. A un año del sorpresivo 17 de diciembre aquel, no se ven señales de cambios en Cuba por parte alguna, y ya puede decretarse formalmente el fracaso de la política obamista de acercamiento al castrismo. El aumento de la represión, de los precios de los productos básicos en la Isla, el éxodo por Centroamérica, etc., etc., etc., así lo demuestran. Y es que históricamente todas las políticas de acercamiento al régimen han fracasado, no se entiende por qué extraña razón algunos exiliados creían que esta de Obama –perpetrada en el peor momento, cuando el petrochavismo entraba en caída libre– daría algún resultado positivo.

Entretanto, en la olla raulista se cocina la ya celebre apatía que caracteriza al proyecto de nación. Ya se sabe: más de medio siglo de totalitarismo ha engendrado una sociedad descreída, fundamentalmente escéptica, que no cree en la política y que por tanto no aspira a transformarla. Una sociedad de mínimos en el sentido de su capacidad para actuar más allá. Y con estos ingredientes el raulismo confecciona la receta de la continuidad: paulatinamente, y en la estela del entusiasmo o la resignación con que la comunidad internacional acoge el acercamiento de Obama, se redecora el sistema, con el objetivo último de alcanzar una suerte de hibrido a medio camino entre el modelo chino y la piñata chavista.

Los generales se posesionan. La nomenklatura se posesiona. Incluso su entorno se posesiona. Sobre el cuerpo exangüe del proyecto de nación la dirigencia ensaya pasitos de baile, Antonio Castro calienta el brazo con los millonarios peloteros de regreso. El heredero preferido –aun cuando no sea el escogido–, más toda su parentela, tienen claro que el futuro “pertenece por entero al socialismo”. La castrocracia se afila los dientes y sonríe complacida: Más cubanos saliendo, más dinero entrando… a las arcas dinásticas.

Según Sean Murphy, excónsul estadounidense en Cuba, la cifra de emigrantes ilegales hacia Estados Unidos creció desde el año 2005, cuando consiguieron pisar suelo norteamericano 11.500 cubanos. Dicha cantidad aumentó a 13.400 en 2006, y a 13.800 en 2007. Ahora, en 2015, andamos ya por decenas y decenas de miles. La conclusión añadida no puede sino estar ligada a la alarma, a ratos a la desesperanza: el desgarramiento sociopolítico en la mayor de las Antillas sigue vivo –tristemente más vivo que nunca tras el restablecimiento de relaciones–, con lo que la hemorragia migratoria desatada por el castrismo desangra definitivamente el cuerpo infranacional. Esto probablemente constituya la consecuencia de una percepción bastante generalizada al interior de Cuba: la de que la agotadora agonía de Fidel Castro ha servido a sus herederos para consolidar la sucesión –con lo cual no queda otra que “escapar”– con las reformas cosméticas y el ego historicista de Obama como telón de fondo.

¿Es o no positivo el interminable éxodo cubano para el futuro de la Isla? A corto y mediano plazo podría decirse que no (la hemorragia migratoria puede verse, por lo general, como la fuga de los más capaces y/o pujantes, de la vanguardia de la sociedad que, contradictoriamente, alimentará después la economía totalitaria con sus remesas y regresos). Pero a largo plazo, tras el advenimiento de una transición que realmente merezca ese nombre, podría decirse que sí. El capital y el conocimiento de los exiliados seguramente resultarán vitales de cara a la reconstrucción de Cuba.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Erick Nogueira
    Erick Nogueira Diciembre 17, 13:30

    Genial
    ” Los generales se posesionan. La nomenklatura se posesiona. Incluso su entorno se posesiona. Sobre el cuerpo exangüe del proyecto de nación la dirigencia ensaya pasitos de baile, Antonio Castro calienta el brazo con los millonarios peloteros de regreso. El heredero preferido –aun cuando no sea el escogido–, más toda su parentela, tienen claro que el futuro “pertenece por entero al socialismo”. La castrocracia se afila los dientes y sonríe complacida: Más cubanos saliendo, más dinero entrando… a la arcas dinásticas.”

    Genial tmabien
    “¿Es o no positivo el interminable éxodo cubano para el futuro de la Isla? A corto y mediano plazo podría decirse que no (la hemorragia migratoria puede verse, por lo general, como la fuga de los más capaces y/o pujantes, de la vanguardia de la sociedad que, contradictoriamente, alimentará después la economía totalitaria con sus remesas y regresos). Pero a largo plazo, tras el advenimiento de una transición que realmente merezca ese nombre, podría decirse que sí. El capital y el conocimiento de los exiliados seguramente resultarán vitales de cara a la reconstrucción de Cuba.”

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel Diciembre 18, 12:25

    Gracias querido amigo. Tu artículo relacionado es formidable. En este tal vez me faltó añadir que la intención obamista con el acercamiento seguramente no era liberar a los cubanos, sino garantizar la estabilidad del neocastrismo evitando así estallidos sociales o éxodos masivos que pudieran afectar a Estados Unidos. Seis mil cubanos varados en Costa Rica y otros muchos en varios países latinoamericanos insinúan que el tiro le está saliendo por la culata.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz?

José Hugo Fernández

Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami